Las cinco “solas” de la Biblia

Por Revista Hechos&Crónicas

En octubre se conmemora el mes de la biblia y aunque muchos cristianos sabemos que se debe al aniversario del inicio de la reforma protestante, a veces nos quedamos cortos cuando nos piden resumir las cinco doctrinas esenciales, conocidas como “cinco solas”. ¿Las conoce? aquí le contamos.

En el siglo XVI, una serie de prácticas religiosas erradas por parte de la Iglesia Católica Romana, provocó la queja de un monje católico llamado Martín Lutero, quien clavó sus 95 tesis contra las enseñanzas equivocadas en la puerta de la iglesia del Castillo de Wittenberg, Alemania el 31 de octubre de 1517. La intención de Lutero era traer la reforma a la Iglesia Católica Romana, y al hacerlo estaba desafiando la autoridad del papa.

Con la negativa de la Iglesia Católica Romana de responder al llamado de Lutero a reformarse y regresar a las doctrinas prácticas bíblicas, la Reforma Protestante comenzó, de lo cual surgirían cuatro divisiones o tradiciones principales: La luterana, la Reformada, la Anabaptista y la Anglicana.

Durante este tiempo, Dios levantó a hombres piadosos en diferentes países a fin de restaurar y volver nuevamente a las iglesias a través del mundo, a sus raíces, prácticas y doctrinas bíblicas.

Derivadas de la Reforma Protestante, hay cuatro preguntas o doctrinas básicas en que estos reformadores creían que la Iglesia Católica estaba en un error. Estas cuatro preguntas son: ¿Cómo es salvada una persona? ¿Dónde reside la autoridad religiosa? ¿Qué es la iglesia? Y ¿Cuál es la esencia de la vida cristiana? Al responder estas preguntas, los reformadores protestantes tales como Martín Lutero, Ulrich Swingli, Juan Calvino y John Knox, establecieron lo que sería conocido como las “cinco solas” (sola, palabra que viene del latín que signifi ca solamente) de la Reforma.

Estos cinco puntos fueron el corazón de la Reforma Protestante y fue por estas cinco doctrinas bíblicas esenciales que los reformadores protestantes tomarían su posición contra la Iglesia Católica Romana, resistiendo las demandas puestas sobre ellos aún al punto de morir; de retractarse de sus enseñanzas.

Ellas son el corazón de donde la Iglesia Católica Romana se equivocó en su doctrina, y el por qué la Reforma Protestante fue necesaria, para regresar a las iglesias de todo el mundo a la correcta  doctrina y enseñanza bíblica.

Las cinco doctrinas esenciales de la Reforma Protestante son:

Sola Scriptura (Sola la Escritura)

La Biblia es la autoridad suprema y contiene toda la voluntad de Dios. Toda la Escritura es inspirada por Dios y útil para enseñar, para reprender, para corregir y para instruir en la justicia, a fin de que el siervo de Dios esté enteramente capacitado para toda buena obra. 2 Timoteo 3:16.

Enseñar. Cómo creer correctamente

Reprender. Redargüir cuando hay error

Corregir. Volver al camino correcto Instruir en justicia. Nos enseña a vivir una vida que agrada a Dios.

Sola Fide (Sola Fe)

Somos salvos por la fe en Jesucristo y no hay obras que pueden contribuir (estas son expresión de gratitud).

Si confiesas con tu boca que Jesús es el Señor y crees en tu corazón que Dios lo levantó de entre los muertos, serás salvo. Romanos 10:9.

Porque por gracia ustedes han sido salvados mediante la fe; esto no procede de ustedes, sino que es el regalo de Dios, no por obras, para que nadie se jacte. Efesios 2:8-9.

Sola Christus (Solo Cristo)

Cristo es el único camino para llegar a Dios, el único mediador entre Dios y hombres. De hecho, en ningún otro hay salvación, porque no hay bajo el cielo otro nombre dado a los hombres mediante el cual podamos ser salvos». Hechos 4:12.

Soli Deo Gloria (Solo a Dios la Gloria)

Nuestra salvación es por Él y para Él. Por Su voluntad de darnos redención en Jesús y también por el don de la fe en esa redención, puesta por el Espíritu Santo en el corazón del creyente.

Pero ustedes son linaje escogido, real sacerdocio, nación santa, pueblo que pertenece a Dios, para que proclamen las obras maravillosas de aquel que los llamó de las tinieblas a su luz admirable. 1 Pedro 2:9.

Sola Gratia (Sola Gracia)

La salvación es un don de Dios recibido inmerecidamente por el sacrificio de Cristo.

Porque por gracia ustedes han sido salvados mediante la fe; esto no procede de ustedes, sino que es el regalo de Dios. Efesios 2:8.

Y, si es por gracia, ya no es por obras; porque en tal caso la gracia ya no sería gracia. Romanos 11:6.

Foto: Lucas Sankey – Unsplash (Foto usada bajo Licencia Creative Commons)

Artículos relacionados

Dejar un comentario

¿Chatea con nosotros?