Rut, mujer audaz e incondicional

Por Revista Hechos&Crónicas

La historia de Rut, la moabita, es corta pero impactante. Tiene hermosas acciones de lealtad, amor, fidelidad, audacia, devoción extraordinaria, viveza y ternura.

El trasegar de esta mujer se desarrolla en sus comienzos con un relato de muerte, desesperanza, aflicción y dolor ante la viudez; pero termina con un final feliz, lleno de alivio y esperanza.

Moab, la tierra donde ella vivió y creció, en su contexto histórico bíblico, es descrita como una ciudad “ubicada en los oscuros y sangrientos días de los Jueces”. La historia de Rut guarda silencio en cuanto a la hostilidad oculta y el recelo que sentían entre sí dos pueblos: judíos y moabitas. La época en que tiene lugar, es la de los Jueces, período caracterizado por la degeneración religiosa y moral, la desunión nacional y opresión extranjera, refleja un tiempo efímero de paz entre Israel y Moab. (Ver Jueces 3:12-30).

Un corazón leal

No en vano, su nombre sugiere: Amistad, La compañera fiel; es protectora y está llena de amor hacia su suegra Nohemí. Su compromiso es total y desinteresado, elige emprender el viaje para ir a vivir con ella a una tierra y cultura que no conocía, que miraba a los moabitas con ojos de recelo, resentimiento y su trato solía ser hostil. Allí, Rut, se convierte en una mujer trabajadora, luchadora, conquistadora y audaz. Rompe los esquemas de la época y de una sociedad tradicional.

Fe y audacia comparable

Rut eligió lo mejor para Nohemí, no para ella; abandonó su hogar, viajó sin dinero, sin amigos, ni perspectivas para un buen futuro. Carolyn Custis James, autora del libro El Evangelio de Rut, la describe así: “Si los eruditos comparan a Nohemí y Job, también encontrarán semejanzas entre Rut y Abraham. La fe que Rut demuestra, compite con lo que el adinerado patriarca Abraham hizo al abandonar su tierra natal y su familia por una tierra desconocida. Vemos que Rut huye por su cuenta con las manos vacías, en contra de una gran presión  diferente a la de Nohemí y a su propio corazón de mujer.

Le espera la pobreza y una poderosa lucha por sobrevivir. En vez de buscar la remota posibilidad  de tener un esposo y seguridad en Moab, ella dedica su vida a una mujer anciana y se encamina a una desconocida Belén.

A diferencia de Abraham, la decisión de Rut no es reafirmada por las promesas de Dios de una gran bendición a lo largo del camino o cualquier visible apoyo a sus circunstancias que pueda reforzar su elección. El futuro de Rut se vislumbra más oscuro que el de Nohemí, porque Rut es extranjera, joven, y enfrenta un tramo más largo de adversidad que el de su envejecida suegra. Con ambos ojos abiertos a las consecuencias de sus acciones, Rut da un portazo y cierra con llave la puerta de su propio futuro”.

Caminando hacia el amor

Rut rompe las reglas en una cultura de hombres, llega por sus propios medios, trabaja ardua y diligentemente, hace que su labor sea abundante y productiva. Dios la dotó con un don maravilloso: la habilidad de ganarse el afecto de las personas que la rodeaban, y sus buenas acciones le dan fama en el pueblo, cosecha y recoge lo sembrado con sabiduría, va más allá, de manera decidida, siguiendo los consejos de su suegra, se dirige a su destino y conquista el corazón de Booz, hombre de carácter, generoso y de grandes valores, quien se convierte en una figura destacada y llena de esperanza para su futuro y el de Nohemí.

Rut, todo lo hizo por amor, no a un hombre, sino a su suegra. A través de ella, de su fe y caminar sin vacilaciones, podemos aprender, que el amor nunca se da por vencido, es audaz, leal, firme y lleno de esperanzas. Rut demostró este amor, incondicional, por eso lo recibió en la misma medida que lo dio: a manos llenas, pues este amor viene de Dios, quien con su Espíritu Santo, nos sana, da vida, alegría, esperanza y un nuevo futuro.

Y esta esperanza no nos defrauda, porque Dios ha derramado su amor en nuestro corazón por el Espíritu Santo que nos ha dado. Romanos 5:5.

Por: Hilda Cristina López, @forjatalentos

Pintura: Ruth and Boaz – David Wilkie Wynfield (1837–1887) – Harris Museum & Art Gallery.

 

Artículos relacionados

1 comentario

spa unas 20 de agosto de 2022 - 19:36

La lectura de este artículo me dio una perspectiva completamente nueva sobre este tema. Disfruté mucho leyendo tu artículo. Estoy de acuerdo con algunas de sus opiniones compartidas tan bien aquí.

Reply

Dejar un comentario

¿Chatea con nosotros?