Cómo ganar en tus finanzas y no rendirte en marzo

Por Revista Hechos&Crónicas

Cada Año Nuevo es la oportunidad perfecta para evaluar y tomar decisiones que nos ayuden a crecer en las diferentes áreas de nuestras vidas; pero, sin duda, una de las que revisamos es el manejo de nuestras finanzas.

Es un área en la que siempre queremos mejorar, crecer y agradar a Dios. En este 2022, en una era post-pandemia, queremos compartir contigo cinco principios con los que podrás ganar en el manejo de tus finanzas este nuevo año y no rendirte en tres meses, como pasa con muchas decisiones que tomamos en Año Nuevo, que fallamos en mantenerlas con el paso del tiempo.

Los principios nos ayudan a crear hábitos saludables

Tal vez esperas que te demos consejos para salir de deudas o por fin romper tu tarjeta de crédito, pero estas son cosas que puedes aprender en cualquier libro de finanzas personales. Te podemos recomendar autores como Dave Ramsey o Andrés Panasiuk que tienen libros, artículos y cursos que te enseñarán la parte técnica del manejo de las finanzas personales.

Los cinco principios que hoy compartimos contigo te permitirán poner en práctica y crear hábitos financieros saludables, que no solo te ayudarán a ganar en tus finanzas este año, sino que son aplicables por el resto de tu vida, pues los principios nos ayudan a crear hábitos que perduran en el tiempo.

  1. Es una maratón no 100 metros planos

Un proverbio popular dice que «el que poco a poco ahorra, poco a poco se enriquece» y éste ha sido duramente criticado por los gurús del dinero fácil, simplemente porque no lo entienden. El enriquecimiento del que habla este proverbio es integral y no sólo financiero. Cuando aprendemos a ganar con el dinero con paciencia y sabiduría entonces podremos llegar a ser enriquecidos, ya sea con mucho o poco. Así podremos vivir bien con lo que tengamos porque vamos aprender a manejarlo y administrarlo, de tal manera que nuestra calidad de vida no dependerá de lo que tengamos.

Ahora, generalmente quien administra lo que tiene con sabiduría, paciencia, con orden y prioridades claras, al final de la maratón se habrá enriquecido en un nivel u otro, pero quién es responsable y usa el dinero como una herramienta siempre podrá disfrutar de sus finanzas en libertad.

La vida es una maratón de procesos en los cuales aprendemos a vivir en libertad. El enriquecimiento es un proceso que nos enseña a disfrutar de las finanzas sin ser esclavos del dinero (no sólo se es esclavo del dinero a través de la deuda) y sin que este se nos pierda de un momento para otro. Nunca vas a ser libre financieramente si no sabes disfrutarlas libremente.

  1. Tener dinero no es sinónimo de riqueza

Comenzamos con este principio para tener una perspectiva clara sobre lo que significa tener dinero y tener riqueza. Poseer mucho dinero no es sinónimo de riqueza pues hay muchísimas cosas en la vida que jamás podrán ser compradas aunque tengas mucho dinero.

Hay una frase que los gurús del dinero fácil han popularizado y es que «el dinero no da felicidad, pero ayuda a tenerla», lo cual puede llegar a sonar como una verdad irrefutable pero que tiene mucho qué analizar. No vamos a profundizar en esto, pero sí podemos decir que la felicidad y la alegría son dos cosas diferentes, pues la felicidad es una emoción pasajera y demanda más y más inversión para sostenerla en el tiempo, mientras que la alegría es permanente y no depende de las circunstancias a nuestro alrededor.

Tener mucho dinero pudiera hacernos pensar que podríamos vivir tranquilos, dormir en paz, pero la verdad es que entre más dinero posees, más responsabilidades tienes; entre más propiedades y negocios, así sea «auto-administrados», van a demandar igualmente tiempo de tu parte.

Y no quiero dar espacio a creer que está mal tener dinero ¡De ninguna manera! Recuerden que el dinero es una herramienta, algo útil para nuestro día a día, pero depende de cómo lo tratemos. Si lo vemos como la salida y solución a todos los problemas entonces estaremos cayendo en la trampa de la avaricia y si pensamos que nuestro fin último es ser millonarios, entonces caeremos en la trampa de la insatisfacción y de una vida sin sueños ni visión.

Algunos dirán que para dormir tranquilos hay que tener dinero en la cuenta pero la verdad es que muchas veces para dormir en paz necesitan usar ese dinero para comprar píldoras o alguna sustancia que los ayude con este propósito, sólo para encontrar que al otro día necesitarán más y comenzarán a ser esclavos en medio de su libertad financiera.

Ganar con el dinero inicia por ser pacientes y vivir en agradecimiento porque sin estas dos habilidades nunca podrás ser rico, siempre necesitarás más y más dinero y nunca nada te saciará. (¿Por qué crees que las tasas de suicidio son mayores en las clases altas?).

  1. Se disfruta con generosidad

La generosidad es una herramienta importante en el manejo de las finanzas porque nos permite disfrutar de las mismas en libertad. A quién no le ha pasado en alguna temporada de su vida, que le duele y piensa cada centavo que va a gastar pero terminan siendo las temporadas más infelices que recordemos.

Esto sucede al no tener el hábito de la generosidad fortalecido. Nuestra mente y corazón terminan aferrándose a cada centavo que entra a nuestra vida sin que podamos libremente administrarlos y, sobretodo, disfrutarlos. Terminamos teniendo nuestro presupuesto ajustado pero nuestra ansiedad en  niveles altísimos.

Esto es lo que ocurre con la generosidad, es un efecto liberador, porque al tener esta actitud activa en nuestro día a día liberamos nuestra mente y corazón de tratar de controlar cada centavo, y así liberamos la presión del éxito financiero para lograr disfrutarlas.

Generosidad es tener la predisposición a compartir con otros lo que consideramos nuestro, dándonos la libertad de decidir sobre el dinero sin que el este sea el que guíe nuestras  decisiones.

Y sin duda, practicar la generosidad como un hábito para mantener nuestras finanzas saludables no sólo baja nuestros niveles de ansiedad sino que sube nuestros niveles de felicidad y satisfacción. Bien está escrito «hay más dicha en dar que en recibir».

  1. Crece con orden

El orden es un hábito poderoso que nos ayuda a crecer en todas las áreas de nuestra vida, y las finanzas no son la excepción. Ser ordenados en nuestras finanzas da claridad, tranquilidad y entendimiento para poder disfrutar de nuestra realidad financiera.

Los mayores desastres financieros, empresariales y personales, han nacido en un manejo desordenado de las mismas porque han impedido que ante problemas financieros se tomen decisiones para corregirlos o afrontarlos. Y ante oportunidades y bonanzas, que no se hayan podido aprovechar. En medio del desorden, en ninguna de las dos situaciones se pueden ver claramente: no se sabe que se está en problemas ni se aprovechan las bonanzas.

Si quieres tener orden en tus finanzas fíjate en vivir ordenadamente estas cuatro áreas: presupuestar, ser generoso, en orden y honrar sus responsabilidades.

  1. Ahorrar con paciencia

En ocasiones, cuando he mencionado el proverbio «quien ahorra, poco a poco se enriquece» he recibido respuestas como estas: que es un pensamiento mediocre porque el ahorro no hace millonario a nadie, que hay que invertir, en fin. Pero a la luz de la verdad, la verdadera meta para ganar con el dinero no es enriquecerse sino disfrutarlo en libertad, entonces, bajo esta perspectiva, el ahorro es una herramienta que ayuda a construir una riqueza, no sólo material, sino emocional y espiritual.

Ahora bien, el ahorro sí es la base de toda construcción de verdadera riqueza porque es un hábito financiero que moldea en nosotros un carácter financiero firme, que enseña a tener orden en el manejo de las finanzas y que lleva a tener dominio propio así como una perspectiva correcta sobre mi relación con el dinero.

Finalmente, soy yo quien ha sido puesto para manejar las finanzas y decidir con libertad lo que mejor se puede hacer con las mismas, es lo que la Biblia como manual financiero enseña. No se debe caer en que las finanzas guíen nuestras decisiones.

Comienza un nuevo año y esta es una nueva oportunidad para romper con el ciclo de hacer propósitos de transformación en tus finanzas personales para simplemente no alcanzar lo propuesto. Revisa los principios, apréndelos y llévelos a la práctica para que en un año puedas ver nuevos hábitos financieros que te han ayudado a crecer, vivir en libertad y disfrutar tus finanzas. No olvides que el diseño de Dios para el dinero no es para que sea una lucha o fuente de esclavitud sino una herramienta que podemos administrar en libertad.

Por: Carlos Arturo Romero. Consejero financiero. Profesional en Finanzas y relaciones internacionales, Especialista en Innovación y desarrollo de negocios de la U. Externado de Colombia. @carlosromerocol · beministry.org

Foto: Stories – Freepik (Foto usada bajo Licencia Creative Commons)

Artículos relacionados

Dejar un comentario

¿Chatea con nosotros?