Se retira la hija del pastor: Angela Merkel, liderazgo inteligente

Por Revista Hechos&Crónicas

Si hablamos de Angela Dorothea “Kasner”, identificaremos a la hija mayor del matrimonio de Horst Kasner y Herlinde Jentzch. Él, pastor de la Iglesia Evangélica Berlín – Brandenburg (Evangelische Kirche Berlin – Brandenburg -schlesische) y ella profesora de inglés y latín.

Al terminar la Segunda Guerra Mundial, Kasner obtuvo su grado en teología en Hamburgo, donde conoció y se casó con Herlinda. En 1954, a pocas semanas del nacimiento de Ángela, aceptaron el desafió de partir a Berlín del Este, dentro del plan trazado por su iglesia para instalar el mayor número de pastores cristianos en lo que vendría a llamarse la República Democrática de Alemania “RDA”.

Recordando la historia de la Guerra Fría, la RDA estaba controlada por la extinta Unión Soviética, que intentó, fallidamente, convertir en estados ateos todos los países de la Europa Oriental.

La población de la RDA inició un éxodo masivo hacia Alemania Occidental huyendo del régimen totalitario.  Para atajarla, el Stasi (Ministerio de la Seguridad del Estado de la RDA), permitió como concesión, la práctica religiosa, pero eso sí, vigilando muy de cerca a quienes profesaban su fe. Ante sus fracasos pocos años después, las autoridades comunistas construyeron el ignominioso Muro de Berlín.

Angela fue criada y educada enfrentando la estrechez económica y constreñimiento ideológico de la RDA con la fe luterana de sus padres. Realizó la celebración pública de la confirmación de su fe, en lugar de la Jugendweihe, un rito civil de celebración del paso de la pubertad, practicado en la Alemania del siglo XIX y reestablecido por el gobierno totalitario comunista. Al hacerlo, era consiente que esto complicaría sus posibilidades de educación y trabajo futuros. A su madre, por el hecho de ser evangélica, se le prohibió ejercer la docencia.

Graduada en física y doctorada en Química Cuántica, tras la caída del Muro de Berlín ingresó a la política y en un rápido ascenso, dentro del partido Demócrata Cristiano, fue nombrada ministra de la mujer y la juventud y luego ministra de Medio Ambiente Conservación y Seguridad Nuclear, en el gobierno del Canciller Helmut Kohl.

Electa Canciller de Alemania desde 2005, completa en el 2021 su cuarto mandato y desde octubre de 2018, anunció que no se volvería a presentar para el cargo.

Ha sido, sin duda, la líder política más influyente en occidente en las dos primeras décadas de este siglo. Enfrentó una crisis tras otra: un colapso del sistema financiero mundial en 2008, las amenazas de disolución de la Unión Europea, la gran ola migratoria hacia Europa en 2015 y la pandemia del covid-19. Siempre liderando con rigor y basada en los principios de austeridad, trabajo y perseverancia. No en vano la revista Forbes la elegido 14 veces la mujer más poderosa del mundo.

Acorde con su fe, su estilo de vida es especialmente austero. En estos 16 años continuó viviendo en su apartamento particular en el cuarto piso de un edificio pegado al Museo de Pérgamo, en céntrico barrio berlinés de Miette. Cada vez que su agenda se lo permite, ella misma realiza la compra del mercado y comparte con su esposo los quehaceres domésticos.

Su testimonio de vida nos permite reflexionar en la clase de educación que escogeremos para nuestros hijos. En pleno siglo XXI Angela Merkel es un ejemplo notorio del vitalismo espiritual que nos propone la teología integral. Dios la bendiga y permita que surjan más líderes como ella, porque la falta de liderazgo está arrastrando al caos a la humanidad y la hija del pastor se retira.

Por: Andrés Peñaloza Gil. Abogado de la Universidad del Rosario y pastor principal de la iglesia Casa Sobre la Roca en Madrid. 

Foto: Cancillería Alemana. 

Artículos relacionados

Dejar un comentario

¿Chatea con nosotros?