Tensión en Medio Oriente ¿Qué puede hacer el pueblo cristiano?

por Jennifer Barreto

¡Vive seguro, Israel! ¡Habita sin enemigos, fuente de Jacob! Tu tierra está llena de trigo y de vino nuevo; tus cielos destilan rocío. ¡Dichoso eres Israel! ¿Quién como tú, pueblo rescatado por el Señor? Él es tu escudo y tu ayuda; él es tu espada victoriosa. Tus enemigos se doblegarán ante ti; sus espaldas te servirán de tapete. Deuteronomio 33:28,29.


Israel es un país situado al Medio Oriente a lo largo del Mar Mediterráneo que limita con el Líbano, Siria, Jordania y Egipto. Es puente para tres continentes: Europa, Asia y África. Si comparamos su territorio de 22.070 km2 con el de Colombia, el pequeño gigante de Medio Oriente tiene un tamaño similar al departamento del Valle de Cauca (22.000 Km2). Para que se haga una idea, Israel cabría 50 veces en Colombia.

En los últimos días, el tablero mundial ha vuelto a sacudirse. Irán atacó a Israel en respuesta tras el ataque aéreo del 1 de abril contra el edificio del consulado iraní en Siria. Según informó CNN, “la mayoría de los más de 300 proyectiles iraníes fueron interceptados y no alcanzaron sus objetivos.  Alrededor de 170 drones, más de 30 misiles crucero y más de 120 misiles balísticos, fueron lanzados desde el interior del territorio iraní durante cinco horas”.

La Cúpula de Hierro, conocido como el sistema de defensa antiaérea que entró en operaciones en 2011, fue la encargada de proteger el espacio aéreo israelí desde el suelo con tecnología militar. “Este localizador de misiles por radar es una defensa casi impenetrable, con más del 90 % de efectividad”, según aseguran las Fuerza de Defensa Israelí (FDI). Luego del ataque perpretado por Irán, varios habitantes de la región, aseguraron que sucedió un verdadero milagro, “la mano de Dios, fue esa cúpula que protegió la nación de Israel”.

El índice Global Fire Power de 2024, muestra que Irán (con un territorio de 1.745.150 Km2 de superficie), ocupa el puesto 14 entre las potencias militares del mundo. Israel ocupa el puesto 17.

De acuerdo con el Organismo Internacional de la Energía Atómica (OIEA) se ha detectado un 84% de uranio enriquecido en Irán, muy cerca del nivel necesario para construir un arma nuclear. Su presupuesto en defensa militar es de casi 10.000 millones de dólares, casi 14.000 millones de dólares menos en comparación con Israel.

Hasta 1979, las relaciones entre Israel e Irán eran bastante cordiales. Irán fue el segundo país islámico en reconocer la creación del Estado de Israel en 1948, después de Egipto. Sin embargo, la Revolución Islámica de los ayatolás en 1979 marcó un punto de inflexión. Desde entonces, Irán considera a Israel el “pequeño Satán” y busca borrarlo de la faz de la tierra. Por su parte, Israel acusa a Irán de financiar grupos “terroristas” y de atacar sus intereses debido al antisemitismo de los ayatolás.

Desde tiempos bíblicos Israel ha estado rodeado de enemigos, y hoy tiene a un gigante. El profesor Meir Litvak, experto en Medio Oriente, dijo a H&C: “los tres grandes enemigos de Israel son Irán, Irán e Irán y sin duda, harán todo por acabar con este país”. Por otra parte, el doctor Raz Zimmt, experto en tema iraní, dijo a H&C: “por el simple hecho de que Irán posea toneladas de uranio enriquecido, estaría cerca de tener un arma nuclear y sería una amenaza latente para Israel”.

¿Qué puede hacer el pueblo cristiano frente a este panorama?

– Recordar que Dios escogió esta nación como su pueblo amado (Leer Deuteronomio 7:7-8). “Conocer que la nación israelita fue escogida solo por gracia, porque Dios los amó, es importante para nosotros porque nos recuerda que así es como Dios escoge a pecadores para que sean suyos. La Biblia afirma que los creyentes hemos sido escogidos de la misma manera que Israel”, expresa Josué Barrios, director editorial de TGC.

– Debemos orar y alinearnos con Dios en sus propósitos. Sin importar lo que vaya a suceder en los próximos días, tenemos que unirnos como iglesia a interceder. La oración tiene poder. Leer 2 Crónicas 7:14. 

– Orar por sabiduría divina en la toma de decisiones que el gobierno de Israel decida hacer. Leer Santiago 1:15. 

– Recordar que Dios es soberano, está sentado en su trono y nada se va a salir de control. Leer Isaías 46:10. 

– Tener presente que estamos en los últimos tiempos, y que, como leemos en la Palabra de Dios, hay cosas que necesitan cumplirse conforme a su plan. Leer Mateo 24:6,7. 

– Saber que estamos en los últimos tiempos, que no debemos quedarnos solo con lo que pasa en los ámbitos político y social, sino saber que la guerra también es espiritual. Leer 2 Timoteo 3:1.

– Ser agentes de paz. Leer Salmo 122:6,9.

Por: Jennifer Barreto – Jennifer.barreto@revistahyc.com 

Foto: Rawpixel (Foto usada bajo licencia Creative Commons)

Artículos relacionados

Dejar comentario

Are you sure want to unlock this post?
Unlock left : 0
Are you sure want to cancel subscription?
¿Chatea con nosotros?