Hijos tiranos, pequeños emperadores

por Jennifer Barreto

“Tengo noticias para ti. Los hijos están sindicalizados y tienen un plan para volverte loco. Incluso, algunos grandísimos hedonistas del batallón de los pequeños tiranos han alcanzado un nivel emérito y se desempeñan muy bien en la división del grupo de los hormonales. Aun así, no tienes por qué permitirles que estén al mando”: Dr. Kevin Leman.

“Ahora los niños son unos tiranos, dictadores y las familias andan criando pequeños dictadores porque son ellos los que mandan. Y cuando los niños crecen y les toca afrontar la vida, martirizan al resto de la humanidad porque su papá y su mamá (para que él no sufriera), siempre le dijeron que podía hacer lo que le diera la gana. Ese es panorama doloroso y triste que vemos muy a menudo”: Andrés Peñaloza, pastor de Casa Sobre la Roca, Madrid (España).

Caso 1

Niño de 5 años: “Papi, si no me lo das, te pego”. “Mami, es que me dan unas ganas de pegarte, ¡no me entiendes!”. “¡Toma, toma y toma! Pórtate bien, ¿ok?”. Aunque suene incomprensible, hay muchos hijos que les pegan a sus padres…

Caso 2

“Tengo una hija de 16 años, está en una etapa complicada. Se ennovió hace como un año con un muchacho que ha influido para mal en su vida, está embelesada con él, hace lo que sea para que mi esposo y yo no interfiramos en su relación.

Hace poco llegó tarde a casa, le dijimos que si persistía, prohibiríamos las salidas con su novio. Tan pronto lo anunciamos se transformó y se vino con rabia a darnos puños. A mi esposo no le pasó nada, pero a mí, me reventó el labio y me dejó un ojo negro”, narra a H&C una madre de 38 años que pide guardar su identidad. Cada vez son más los padres que conviven con hijos maltratadores. Pesadilla que muchos aguantan en lo secreto.

Caso 3

Mis hijos de 11 y 12 años: “Papi, ¿a dónde vamos a almorzar hoy?” -Vamos a comer en el restaurante de carne. “¡Ay, no! tú siempre nos llevas allá porque a mis abuelos les gusta, nosotros queremos ir al lugar de sánduches, qué pereza que siempre vayamos a donde ustedes quieren (mentira), nunca nos dan gusto (otra mentira), son el colmo (¿será?)… (Después de enfrentarse a nosotros y manotear hasta el cansancio, se comieron todo lo que pidieron en el restaurante de carnes y se dieron cuenta que había sido buena opción).

¿Qué descubrimos mi esposo y yo? Que nunca más les preguntaremos un fin de semana a dónde quieren comer. Punto.

Conducta con nombre propio

Los especialistas la definen como “síndrome del emperador”, hecho en el que los hijos tratan como sirvientes o basuras a sus padres y terminan agrediéndolos físicamente. ¿Cuáles son las características?

– Cuestionan los castigos de sus padres: los tratan de malos, injustos, odiosos. Muchos padres para no ser lastimados, ceden y otorgan más privilegios, los malcrían.

– Exigen atención: no solo de sus padres, sino de todo su entorno. Cuanta más se les da, más reclaman.

– Les cuesta adaptarse a las demandas de las situaciones extra familiares: especialmente en el colegio, porque no responden bien a las estructuras sociales establecidas ni a las figuras de autoridad.

– Insensibilidad emocional: tienen dificultad para percibir emociones y hacer distinciones morales o éticas. Les cuesta sentir culpa o remordimiento por sus conductas.

– Se sienten tristes, enfadados y/o ansiosos: mientras que algunos suelen tener baja autoestima, otros se creen “los chachos del paseo”.

– Intolerantes: cuando sus papás dicen “no”, expresan rabietas, ataques de ira, insultos y/o violencia.

– Egocéntricos: Se creen el centro del mundo, “los más”.

– Son exigentes: una vez conseguido lo que quieren muestran su insatisfacción y vuelven a querer más cosas.

– Se justifican por todo y culpan a los demás de lo que hacen, por tanto, esperan que sean los otros quienes les solucionen sus problemas.

– No se dan cuenta del daño que le hacen a los demás: muchos de ellos carecen de empatía.

Señales de alerta

María Dolors Mas Delblanch, licenciada en Psicología de la Universidad Oberta de Catalunya en España, los papás deben estar alerta cuando:

– Los niños o jovencitos imponen de manera sistemática su voluntad o tienen rabietas en lugares públicos delante de toda la familia.

– Cuando siempre se salen con la suya y hacen girar a la familia en torno a él. (Aunque es cierto que los pequeños tienen rabietas. Cuando están por encima del año hay que marcar límites).

Tenga en cuenta que…

Solo hasta el año, el entorno está para satisfacer las necesidades del niño. Hacia los cuatro, lo habitual es que el niño sea capaz de verbalizar su rabia y, a los cinco, de controlarse.

“El niño que es mimado pasa a ser el rey de la casa, de ahí a niño tirano, y por último, si la agresividad persiste, se trasforman en adolescentes descontrolados y maltratadores de sus padres. A partir de los seis años hay niños que se muestran muy impulsivos, mienten, tienen actitudes vengativas, no conectan con los demás, son insensibles, se sienten poderosos, carecen de empatía… Estas son actitudes tiránicas, que a los 11 años se pueden agudizar y a los 15 años ya son difíciles de encauzar”, señala la especialista.

Datos y cifras relevantes

– Desde finales de 1990 se presenta un crecimiento preocupante de padres que denuncian a sus hijos cuyas edades oscilan entre 14 y 19 años.

– En Colombia la agresión de hijos contra padres representó 11% de los 15.829 casos de violencia intrafamiliar en 2013.

– A nivel mundial se estima que entre el 5 % y el 21 % de las familias sufrirán abuso entre padres e hijos, según un estudio publicado en la revista Aggression and Violent Behavior en 2018.

El psicólogo José Antonio Rabadán asegura que menos del 1% de los casos de jóvenes violentos con sus padres la causa hay que buscarla en alguna enfermedad psiquiátrica.

Mi hijo es un pequeño emperador, ¿Qué hago?

  • Supervisen las actividades de sus hijos.
  • Si su hijo es caprichosos, hagan lo posible la relación con él.
  • Otorguen a sus hijos responsabilidades acordes a su edad.
  • No lo aparte ni lo sobreproteja, ambas cosas podrían configurar un niño tirano.

¿Escrito está?

El mismo Jesús dijo en Lucas 12:53a: Se enfrentarán el padre contra su hijo y el hijo contra su padre, la madre contra su hija y la hija contra su madre… y en Mateo 10:21b: Los hijos se rebelarán contra sus padres y harán que los maten. Esto pasaría en los últimos tiempos y hoy los estamos viviendo. Muchos padres no saben guiar a sus hijos, no saben corregirlos y les permiten absolutamente todo. Súmele a eso los divorcios y los hogares disfuncionales. La Biblia dice que la maldad aumentará y ¡está sucediendo!

Los hijos son una bendición, son un regalo de Dios, pero papás, pidan a Dios sabiduría para criar a sus hijos con inteligencia. Háganlo con amor, límites y sabiduría. No corregir al hijo es no quererlo; amarlo es disciplinarlo a tiempo. Proverbios 13:24. Además, Proverbios 22:6, nos invita a formar a nuestros hijos en sus primeros años que son claves para la vida. Instruye al niño en el camino correcto y aun en su vejez no lo abandonará.

Por: Jennifer Barreto / jennifer.barreto@revistahyc.com

Foto: montaje Rawpixel (Foto usada bajo licencia Creative Commons)

Artículos relacionados

Dejar comentario

Are you sure want to unlock this post?
Unlock left : 0
Are you sure want to cancel subscription?
¿Chatea con nosotros?