Empleados de los que huyen las empresas

por Revista Hechos&Crónicas

Seleccionar personal no es un proceso que funciona como se dice popularmente al “pinochazo”. Es un asunto que requiere guantes y lupa. Es decir, que el entrevistador debe ser cuidadoso para darse cuenta del comportamiento, personalidad y aptitudes de los posibles candidatos. Sin embargo, no todo el personal de Recursos Humanos tiene ese “olfato” desarrollado, pues en varias ocasiones se termina contratando a personajes tóxicos para la organización.


Según la Oficina Internacional del Trabajo (OIT), en todo el mundo, unos 1.000 millones de personas, o aproximadamente 30 % de la fuerza de trabajo total, están desempleadas o subempleadas, tanto en países industrializados como en desarrollo.

Por otra parte, el Fondo Monetario Internacional aseguró en uno de sus informes que Sudáfrica, España y Colombia, tienen las tasas más altas de desempleo.

Steve Cody, socio-gerente de Peppercomm y autor del libro What’s Keeping Your Customers Up at Night?, asegura que hay 13 personas que podrían ser tóxicas para la organización. Hechos&Crónicas lo sustenta bíblicamente.

  1. El millenial dependiente a papá y mamá

La entrevista de trabajo es la mayor oportunidad para que el reclutador conozca la personalidad y capacidades de los candidatos, pero parece que el millennial dependiente está dispuesto a arruinar este espacio de reconocimiento. Estos personajes son aquellos que llevan a alguno de sus padres a las entrevistas, pasan con el reclutador mientras lo esperan pacientemente en la recepción y salen de la entrevista para irse con ellos de regreso a casa. No necesita gente dependiente e inmadura que no sepa enfrentar sus problemas y darles soluciones. Evítelos a toda costa. Me puse a ver a los inexpertos, y entre los jóvenes observé a uno de ellos falto de juicio. Proverbios 7:7.

  1. El empleado puente

Estas personas parecen estar más interesadas en conocer cuántos días tiene de vacaciones, de qué forma puede pedir permiso para ausentarse del trabajo, cuántos días de descanso dará la empresa a fin de año, qué puentes festivos hay, cuántos días de incapacidad dará la EPS ante una enfermedad y un sinnúmero de pretextos para evitar realizar sus deberes. ¿Son dañinos? Claro que sí, su productividad es mínima, su capacidad para enfocarse y dar resultados deja mucho qué desear. Estas personas son contagiosas, pues muchas veces infecta a sus compañeros de trabajo. Por causa del ocio se viene abajo el techo, y por la pereza se desploma la casa. Eclesiastés 10:18.

  1. El urgido

La situación laboral es un grave problema en el país. Las cifras del Dane muestran que el 13.7 % está desempleado y el salario mínimo de $1.300.000 (sin auxilio) no es suficiente. A pesar de ello, contratar a aquellos que dicen “puedo trabajar en lo que sea”, “solo deme el trabajo y verá” puede ser un gran riesgo. Como en todo, no se trata de generalizar. Usted puede contratar a un gran profesional que necesita una oportunidad para demostrar sus grandes capacidades, o puede escoger a alguien que seguro se desmotivará pronto y dejará el puesto. Piénselo dos veces. Vale más no hacer votos que hacerlos y no cumplirlos. Eclesiastés 5:5.

  1. El de frases hechas

De acuerdo con Cody, es importante evitar aquellos personajes que han estudiado todo tipo de frases motivadoras y que han decidido expresarlas como entusiastas oradores. Se trata de buscar gente con actitud y aptitud, no personas que puedan manipular sin las capacidades que su puesto lo exige. Aquí debes de tener cuidado, estos personajes son realmente escurridizos. Pesas falsas y medidas engañosas: ¡vaya pareja que el Señor detesta! Proverbios 20:10.

  1. Mente en blanco

Ya sea por nervios o porque no tiene la capacidad de reacción, estos personajes son aquellos que se quedan en blanco ante una importante pregunta dentro de las entrevistas, ya sean estratégicas u operativas. ¿Por qué no contratarlos? Las empresas necesitan gente con “piel dura” ante las adversidades, si con una simple pregunta no pueden, seguramente con un gran problema menos.

Ya te lo he ordenado: ¡Sé fuerte y valiente! ¡No tengas miedo ni te desanimes! Porque el Señor tu Dios te acompañará dondequiera que vayas. Josué 1:9.

  1. El parlanchín

Hablan, hablan y hablan. Creen tener el dominio de la conversación durante la entrevista pero no hay tema que compagine con lo preguntado, son personas que les gusta adornar lo que han hecho y al final de todo suelen preguntar “¿Cuál era la pregunta?”.

Evalúe estos personajes y el puesto en el que desearía estuvieran. ¿Cuándo pondrás fin a tanta palabrería? Entra en razón, y entonces hablaremos. Job 18:2.

  1. El minimalista

Son monosilábicos: “Sí” y “No” son las respuestas que más escuchará en toda la conversación con ellos. Un buen consejo para los postulantes: cuando se trata de una entrevista de trabajo es necesario expresarse adecuadamente. Para los reclutadores es obvio que se necesita gente con experiencia y que sepa dar respuestas a situaciones complejas.

Mi boca hablará con sabiduría; mi corazón se expresará con inteligencia. Salmos 49:3.

  1. El camaleón

Se vende como un gran y perfecto multitasking: puede hacer todo y de todo. Sin embargo, para la empresa no es nada conveniente, si te preguntas por qué la respuesta es que no sabe lo que quiere y, de alguna manera u otra, llegará el momento en que no se halle dentro de la empresa, provocando grandes problemas de identidad y un mal ambiente laboral. Nadie puede servir a dos señores, pues menospreciará a uno y amará al otro… Mateo 6:24a.

  1. El de las habladurías

¿Aún le llegan personas que hablan mal de sus ex jefes o ex empresas? Si su respuesta es sí, lo mejor es descartarlos desde un inicio, es más, debería aconsejarles que no lo hicieran. Estas personas son grandes traicioneros de la cultura y filosofía empresarial, nunca puede predecir si estarán o no a favor de su lugar de trabajo ni si puede contar con ellos.

Necesita en quién confiar. El chismoso traiciona la confianza; no te juntes con la gente que habla de más. Proverbios 20:19.

  1. El hiperbólico

Cody llama así a aquellos que engrandecen su hoja de vida y a la hora de entrevistarlos suelen ser mucho menos de lo que decían. Evítelos de cualquier forma, seguramente no podrán con el puesto.

Solo el de conducta intachable, que practica la justicia y de corazón dice la verdad. Salmos 15:2.

  1. El dramático

Suelen sacar sus problemas personales en las entrevistas, son personajes que mezclan todo tipo de dolencias para impresionar al entrevistador o dar lástima. Si creen que manipulando pueden entrar, están muy equivocados.

Estos personajes podrían ocasionar serios problemas y grandes círculos viciosos. Háganlo todo sin quejas… Filipenses 2:14a.

  1. Adictos a la tecnología

Llegan a la entrevista de trabajo y lo primero que hacen es poner su smartphone enfrente de él, lo revisan cada dos minutos para ver sus redes y contestar mensajes por WhatsApp. Es cierto que necesita gente actualizada y apta para enfrentar los retos de la tecnología y el mercado, pero de nada sirve contratar a alguien que pondrá más atención a su teléfono que a una urgencia laboral.

Por eso es necesario que prestemos más atención a lo que hemos oído, no sea que perdamos el rumbo. Hebreos 2:1.

  1. El inseguro

Son aquellos que ponen en su hoja de vida demasiadas características, aptitudes, competencias y experiencia laboral; pero cuando llega el momento de hablar de ellas responden: “no estoy seguro por qué lo puse en mi hoja de vida” o, “no intenté decir eso, más bien digo que…” Usted es o no es, esa es la cuestión. Tal vez sea agradable ganarse el pan con engaños, pero uno acaba con la boca llena de arena. Proverbios 10:17.

El clásico consejo de “sé tú mismo”, siempre es buena idea, pero recuerda siempre ir preparado para una entrevista, así te sentirás más cómodo, seguro y evitarás ser uno de estos 13 personajes.

Artículos relacionados

Dejar comentario

Are you sure want to unlock this post?
Unlock left : 0
Are you sure want to cancel subscription?
¿Chatea con nosotros?