Acoso, abusos y persecución, la vida de los cristianos en Iraq

por David Bernal

Iraq tiene una población de más de 42,2 millones de personas, de los cuales 164.000 son población cristiana que representa un 0,4% de la población.  En esta nación tiene un largo historial de persecución hacia los cristianos e iglesias a través de la discriminación, la violencia, el secuestro y acoso.


La nación iraquí es gobernada por el primer ministro Mohammed Shia al-Sudani, miembro de la mayoría árabe musulmana chiíta y el presidente Abdul Latif Rashid, un kurdo musulmán sunita. Esta nación tiene como religión oficial es el islam y el cristianismo en es una minoría religiosa que es perseguida desde hace décadas.

Según el reporte “Religious Freedom Conditions in Iraq” (Condiciones de libertad religiosa en Iraq) realizado en septiembre del 2023 por la Comisión de los Estados Unidos sobre Libertad Religiosa Internacional (USCIRF, por sus siglas en inglés), la población cristiana ha disminuido drásticamente en los últimos 20 años por causa de “La población cristiana de Irak ha disminuido vertiginosamente en las dos últimas décadas: desde más de 1,5 millones a menos de 200.000, especialmente desde que ISIS lanzó su letal campaña en 2014 contra minorías religiosas. Al igual que otras minorías religiosas, El riesgo de los cristianos de ser víctimas de atrocidades masivas ha retrocedido desde la derrota territorial de ISIS en 2019; sin embargo, sufren numerosas formas de acoso y discriminación que el gobierno iraquí  facilita o tolera y que ponen en peligro la seguridad y la sostenibilidad de sus comunidades dentro de Iraq”.

En 2014, miles de cristianos fueron expulsados de sus hogares en Irak por parte del grupo terrorista Estado Islámico que buscaba imponer un califato musulmán en el norte del país, por lo que cientos de cristianos tuvieron que huir desplazados a otras partes de Irak y hacia otros países vecinos.

Creyentes e iglesias sometidos a acoso y discriminación

Es así como en la actualidad solo 0,4% de la población iraquí es cristiana y esta se ve sometida a la intolerancia y persecución tanto en la práctica religiosa como en su vida cotidiana.

La ONG Open Doors, en su Lista Mundial de Vigilancia 2023, ubica a Iraq en el puesto 18 de los países que más persiguen a los cristianos en el mundo. Al describir el tipo de persecución se reseña: “Irak alberga varias iglesias tradicionales ortodoxas y católicas, pero todas se ven gravemente afectadas por la intolerancia, la discriminación y la persecución por parte de los líderes locales, las autoridades gubernamentales y los grupos extremistas islámicos. En el centro y sur de Irak, muchos cristianos optan por no mostrar su fe en público para evitar el acoso o la discriminación en el trabajo, la universidad o al intentar cruzar los puestos de control”, señala esta organización.

Fuente: World Watch List 2023 - Open Doors

En este mismo sentido, la organización religiosa Ayuda a la Iglesia Que Sufre (ACN) señaló en su estudio sobre la libertad religiosa en Iraq, que el país se encuentra en medio de un tiempo de inestabilidad política y social que afecta duramente a las minoría religiosas, incluidos los cristianos.

“Iraq se encuentra en una encrucijada y las minorías religiosas siguen siendo vulnerables. Dado que aún no se ha implantado la igualdad de ciudadanía para todos los iraquíes, no está garantizada la plena libertad religiosa. Las perspectivas para el disfrute de la libertad religiosa y de muchos otros derechos humanos siguen dependiendo de la estabilidad política y de seguridad del país, que parecen dudosas, y deben permanecer en observación”, explica el perfil sobre Iraq de esta organización religiosa.

¿La persecución afecta de manera diferente a las mujeres y a los hombres?

Las mujeres cristianas suelen estar en desventaja en la sociedad iraquí. Según se informa, las mujeres cristianas solteras también son “preparadas” por hombres musulmanes que luego las obligan a cambiar su fe y casarse. En algunas zonas, las mujeres cristianas usan velos por su propia seguridad, ya que las mujeres descubiertas corren el riesgo de ser acosadas o incluso apedreadas. Existe una impunidad generalizada para los ataques contra los cristianos, ya sea secuestro, violación o abuso sexual. Los cristianos de origen musulmán corren el riesgo de sufrir arresto domiciliario, palizas, acoso sexual y asesinatos por “honor”. Los conversos solteros pueden ser obligados a casarse y aceptar el Islam.

En el caso de los hombres cristianos a menudo tienen dificultades para encontrar empleo y se dice que se sienten en alto riesgo de ser explotados en su lugar de trabajo. Dado que los hombres suelen ser los principales sostén de la familia, la pérdida del empleo puede tener un impacto significativo. Los cristianos de origen musulmán corren un riesgo especial de ser víctimas de ataques. En una cultura donde se valora el honor, corren el riesgo de ser expulsados ​​de sus familias, amenazados o asesinados.

Por: David Bernal – Revista Hechos&Crónicas

Foto: Ayuda a la Iglesia Que Sufre (ACN) 

Artículos relacionados

Dejar comentario

Are you sure want to unlock this post?
Unlock left : 0
Are you sure want to cancel subscription?
¿Chatea con nosotros?