Mejores amigos con límites

Por Norma Elizabeth Pinzón

Los mejores amigos pueden ser como hermanos que Dios ha puesto en nuestras vidas. Sin embargo, conforme vamos creciendo y madurando, las prioridades cambian y las relaciones deben adaptarse a nuevos límites y acuerdos que permitan disfrutar de una sana amistad.

¿Sabías qué?

  • 40 y 60 horas se requieren para establecer una relación casual con un extraño y 200 para que esa relación se convierta en una de mejores amigos.
  • Los amigos de la infancia se definen por el colegio y el vecindario.
  • Las personas de 20 años o más escogen sus amigos por afinidad.
  • 150 es el número máximo de amistades que puede tener una persona, de las cuales solo podemos tener una relación muy íntima con 3 a 5, según la teoría del Número Dumbar.

“Conforme vamos creciendo, comenzamos a construir una carrera, a tener más responsabilidad y tal vez tener una familia, casarnos, tener hijos. Y no es demasiado sorprendente, parece que ahí es donde la amistad va a morir. Si nos sentimos obligados por las presiones del trabajo y la familia, dejamos que nuestras amistades se desvanezcan”, dijo la periodista Lydia Denworth en el informe.

Hay amigos que se rehúsan a ver cómo cambia la amistad porque tienen miedo de perderla. Laura Gil, consejera y líder del grupo juvenil de Casa Sobre la Roca, compartió con H&C que “Esas amistades con las que tú has crecido, hay que valorarlas, pero también hay que entender que esas amistades pueden seguir y cambiar. Aunque no compartan con la misma intensidad, sigues sabiendo que está ahí. No puedes “esclavizar” a ese amigo a que siga estando contigo en todas tus etapas”.

Un verdadero amigo sabe respetar esas nuevas prioridades y te apoya en cada etapa de tu vida. También es posible que se alejen, pues incluso las mejores amistades no son inmunes a la separación, especialmente por la distancia física. Una de las cosas que puedes hacer es mantener una comunicación digital con tu amigo, esto ha sido clave desde pandemia.

Hombre y mujer, ¿mejores amigos?

A mi mejor amiga la conozco desde que tengo siete años y conforme vamos creciendo he podido ver cómo nuestra amistad ha cambiado. Ella tiene otras amigas, y yo también. Nuestros tiempos están cruzados, porque ambas trabajamos y estudiamos. Aunque a veces pareciera que ya no es mi BFF (Best Friend Forever), cuando nos vemos es como si nada hubiera cambiado. Por otro lado, tengo también un mejor amigo. Un hombre, sí, aunque me han cuestionado mucho si lo puedo tener, porque “puede afectar un futuro noviazgo”. En ambos casos, he concluido que todo se reduce a tener sabiduría y, sobre todo, límites.

“Se puede tener mejores amigos, pero se debe poner límites dependiendo de la etapa de la vida, especialmente cuando son del sexo contrario. Hay que tener límites. Aunque sea tu mejor amigo no puede abrazarte como le dé la gana, o arruncharse o dormir contigo”. Incluso cuando tienes novio debes tener cuidado en mantener tu pureza. Así como dice 2 Corintios 7:1 Limpiémonos de todo lo que pueda contaminar nuestro cuerpo o espíritu. Y procuremos alcanzar una completa santidad porque tememos a Dios.

“Tu novio se convierte en tu mejor amigo. Tienes otros amigos, pero tu mejor amigo es tu novio o esposo”, responde Laura Gil. “No es como que te vas a olvidar de tu amigo, pero si debes dejar claro cosas como “ya no voy a estar contigo todo el tiempo”, “voy a hacer planes con mi novio”. Si uno no marca límites, empieza también la comparación: -Mi mejor amigo siempre me trae rosas y regalos, pero mi esposo no hace nada de eso-. Y eso a la larga va a dañar la relación”.

Ojo con las amistades tóxicas

Cuando no existen los límites, no hay respeto. Entre chiste y broma, un amigo puede hacerte sentir mal. Abusan de la confianza que les das y sobrepasan los límites. Sin darte cuenta entras en una amistad tóxica donde ese “amigo” divulga lo que le cuentas, es chismoso, habla mal de ti a tu espalda, te compara con otras personas, intenta manipularte y solo te busca cuando necesita algo de ti. Si esto pasa es mejor que replantees tu amistad, pongas un límite o, en el peor caso, termines con esa relación que nada te aporta.

“Hemos sido llamados por Dios a relacionar y a tener amistades, pero una amistad no puede condicionarse. Hay amigos que se victimizan, pero los lazos de amigos no pueden esclavizar el uno al otro. Todos somos libres de hacer amigos y eso también hace parte de tener una amistad sana. Muchas veces queremos tener una, pero ni siquiera somos intencionales en construirla”, comenta la consejera.

Hay amigos que llevan a la ruina, y hay amigos más fieles que un hermano. Proverbios 18:24. Cuando tienes los límites claros, puedes construir una amistad sana que es mejor que la de un hermano. “Los mejores amigos pueden llegar a ser como un hermano. En mi caso, mi mejor amigo es mi esposo, pero como pareja hemos construido amistades que naturalmente se convierten en hermanos, porque te apoyan, te ayudan y están pendientes en los momentos buenos y en los momentos de dolor, siempre han estado ahí y han sido más fieles que un hermano”, concluye Laura Gil.

Por: Elizabeth Pinzón – norma.pinzon@revistahyc.com

Foto: Helena Lopes – Unsplash (Foto usada bajo licencia Creative Commons)

Artículos relacionados

Dejar un comentario

¿Chatea con nosotros?