“Dios puede ayudarte con tu ansiedad y depresión”: Brandon Alexson

Por Revista Hechos&Crónicas

El consejero y músico cristiano, Brandon Alexson, visitó Colombia para contar su historia de vida, así como para hablar sobre diversos problemas de salud mental y adicciones en diversas iglesias, colegios y grupos ministeriales del país. Hechos&Crónicas lo entrevistó para conocer de cerca este testimonio que, gracias a la ayuda divina, pudo superar diversos problemas y el deseo de suicidio.

Brandon es un consejero, mentor y conferencista sobre el manejo de la ansiedad, depresión, inseguridad, falta motivación y confusión mental. Ha viajado por 17 países contando su historia, para animar a quienes sufren lo que él vivió. Su mensaje da esperanza a otros y está al alcance de todas las personas que lo escuchan. Además, es un consejero en línea a través de zoom para personas que viven sin esperanza y sin propósito. Esta es su historia…

¿Cuál es su motivación para dictar conferencias sobre salud mental? Hay una historia detrás que nos pueda compartir….

Sí, crecer fue difícil para mí. Hubo mucho bullying en mi colegio que me dejó traumatizado. Batallé con la ansiedad, la depresión y la tristeza en general. A los 11 años me volví adicto a la pornografía y esto empeoró todo.  Yo solamente quería esconderme del mundo, pero vivía tratando de encontrar qué hacer. En esa época era muy privilegiado porque mi padre trabaja con la NBA, él fue el fundador del Chappell Program en la NBA, y gracias a esto tuve la oportunidad de viajar a más de 17 países del mundo.

Estuve en los mejores hoteles, probé comida exquisita, conocí presidentes de países y realmente tuve la vida de mis amigos millonarios y famosos. Viví la vida que creemos que es feliz, esa que te dice que sí tenemos suficiente vamos a ser contentos y satisfechos. Sin embargo, eso no me estaba aportando ya que cada vez se hacía más grande el problema porque mi corazón necesitaba ayuda. Llegué a un punto muy malo en mi vida donde todo el mundo me dejó y tuve una enfermedad física. De hecho, tengo una enfermedad autoinmune, es como tener lupus y fibromialgia al mismo tiempo. Estaba listo para rendirme, no quería seguir, quería suicidarme.

En ese momento tomé la Biblia, la abrí y había una escritura en el Salmo 55: 22 que decía: Deja tus cargas en el Señor, y Él te va a sostener. Entonces le dije a Dios en voz alta: Señor, o esto funciona o muero mañana, no me importa. Toda la carga que tenía sobre mí, todo lo que intentaba reparar y toda esa preocupación se la entregué a Dios. ¿Y sabes algo? Empecé a experimentar la paz de Dios. Estaba teniendo muchos problemas y cometiendo muchos errores. Herí a muchas personas y otras más me hirieron. Me odiaba a mí mismo y no me importaba nadie.

Todo lo que estuve buscando con todos mis amigos de la NBA, lo estaba encontrando con Dios.  Así que seguí poniendo mis cargas en el Señor y Él estuvo todo el tiempo sosteniéndome y cambiándome. Empecé a tener sabiduría sobre algunos problemas y Dios me proveía de lo que yo necesitaba. Me convertí en un consejero y así pude hablarles a las personas lo que Dios quería para sus vidas.

En este punto de mi vida yo no tenía nada de dinero, pero las oportunidades se abrieron. Cuando tuve el dinero suficiente para mantener a mi familia y poder hacer las conferencias, empecé a viajar por el mundo. Fui a diferentes países y allí las personas lloraban mientras contaba mi historia sobre cómo Dios cambió mi vida. Acá en Colombia, las personas, en especial los niños, han respondido muy bien a este mensaje y lo reafirman para sus vidas al identificar que mi historia los está ayudando.

Hay personas que han salido de adicciones muy difíciles, problemas y han hecho lo peor que te puedas imaginar, pero Dios me ha dado una Palabra para ellos. Gracias a esta Palabra, el Señor ha entrado en su dolor y en sus corazones. Nunca me imaginé que yo fuera a ser un conferencista, pero Dios sabía que yo lo iba a tomar y lo trajo hacia mí e hizo que pasara. Esa es la razón.

Estamos terminando de atravesar la pandemia del Covid-19 y usted en sus conferencias hablan sobre salud mental. ¿Qué influencia tuvo la pandemia y la cuarentena sobre la salud mental de las personas?

Podría decir que, solamente mirando las estadísticas, así como mi experiencia con los confinamientos, el Covid ha causado muchos problemas emocionales. Las personas estaban muy asustadas por cosas que no sabían o conocían, cuando inició no teníamos ninguna idea, así que el miedo estaba en otro nivel.

Este miedo puede causar muchos problemas emocionales y traumas. Al tener miedo y no poder salir ni conectarte con personas que amas, puede la salud mental puede verse lastimada y afectada. En esa cuarentena también viví muchas emociones, pero Dios continuó ayudándome en mis problemas y dándome Su paz, que era lo que yo necesitaba.

Los problemas son reales pero también hay formas de atravesarlos. El Covid está pasando y las personas han estado luchando por superarlo. Esto ha llevado a muchas personas a Dios, a ese Dios real que nos dice “ven a mí que yo te voy a cambiar. Ven a mí, que yo te voy a dar vida abundante”. Dios puede ayudarte con tu ansiedad, depresión y que te dará la fuerza para que tú puedas atravesar esto. Dios va a estar contigo.

En su testimonio dice que ha sufrido depresión y ansiedad, ¿cuál es su mensaje para las personas de todas las edades y que hoy están pasando por estas situaciones similares?

No hay culpa ni vergüenza en pasar por situaciones como la ansiedad y la depresión. Somos humanos, todos necesitamos ayuda. Todos luchamos y sufrimos. Y puede pasar por diferentes razones y no sólo en la adolescencia sino en cualquier edad. No importa si tú eres joven o eres viejo, o si estás en otro momento de la vida, siempre hay una solución y una respuesta, creo que realmente Dios es esa respuesta.

En mi caso, cuando yo decidí poner mis cargas en Dios y confiar, Él poco a poco empezó a traerme las respuestas y una de esas fue la respuesta para mi enfermedad.

El Señor nos da respuestas prácticas para la vida de quienes lo buscan. Él sana y lo comprobé con mi mamá que padecía cáncer en su rostro y Dios con su poder la sanó milagrosamente. Dios sabe cuáles son las soluciones y Él tiene la respuesta. Todo el mundo es amado por Dios. Si tú pones tus cargas en el Señor y crees en Él, vas a ver las soluciones. La verdad es que no importa cuántos años tengas, Dios tiene un propósito y significado para ti. Él tiene todas las respuestas para ti, solo sigue creyendo en Dios y Él lo hará todo.

Foto: Revista Hechos&Crónicas. 

Artículos relacionados

Dejar un comentario

¿Chatea con nosotros?