408 horas en Israel

Por Jennifer Barreto

En mis 16 años de trayectoria periodística, confieso que el mejor viaje que he realizado se dio hace algunas semanas. Después de 22 años volví a Israel, una tierra que admiro, respeto y bendigo profundamente.

A finales de noviembre de 2021, la Embajada de Israel me envío un correo para postularme en el curso “Medios de comunicación para la paz en zonas de conflicto”. Llené los documentos, formularios, pedí las cartas correspondientes y listo.

Pasaron unas semanas y anunciaron que Israel había cerrado sus fronteras a causa del Covid-19. El viaje se pospuso. Pero el 21 de enero, una de las funcionarias de la embajada me escribió: “fuiste aceptada para hacer el curso, debes llegar el 28 de febrero y comprar urgentemente tus tiquetes con tarifa flexible”. Me puse supremamente feliz de haber sido escogida entre varios colegas colombianos. A la semana, mi esposo me había regalado los tiquetes con destino al pequeño gigante de Medio Oriente.

Nos fuimos

El 26 de febrero a las 11:00 pm, inicié mi travesía de casi 12.000 Kilómetros de distancia a 12.000 mil pies de altura desde Colombia hasta Israel. Gracias a Dios no tuve que viajar sola, mi colega Euged Pérez, quien también quedó seleccionada, tenía mi mismo itinerario. Nos saludamos, hicimos todo el proceso de embarque y en el nombre de Dios nos subimos en el Dreamliner de Turkish Airlines.

Luego de 17 horas de vuelo con escalas en Miami y Estambul (Turquía), llegamos a Tierra Santa donde de inmediato nos pidieron cartas de autorización, formularios, registros médicos, Green Pass, etc. Enseguida, nos mandaron a tomar una prueba PRC obligatoria y extraña, donde introducen el hisopo primero en la boca y luego en la nariz.

Después de varios protocolos para ingresar al país y los estrictos controles de seguridad, un carro nos llevó al Instituto Internacional de Liderazgo Histadrut. A pesar del cansancio y sueño extremo, me asombré de ver cuán verde estaba esa tierra que visité hace 22 años en el primer viaje que hizo Casa Sobre la Roca a finales del siglo pasado, donde había pocos árboles y predominaba la tierra seca y árida.

Tan pronto llegamos al lugar de hospedaje nos encerraron en la habitación. Allí debíamos permanecer hasta que llegara el resultado de la PCR. Luego de 12 horas nos avisaron el que resultado era negativo y fuimos libres. Ese 1° de marzo, el director del programa Sergio Gryn y el guía Turístico Pablo Struggo nos dieron la bienvenida a 26 periodistas de América Latina, de 16 medios de comunicación para realizar este interesante programa que no se había hecho durante dos años. Para ellos era un renacer, y para nosotros era un honor ser uno de los primeros grupos de turistas que volvían a este país luego del confinamiento.

Un pequeño gigante rodeado de enemigos

Con un clima lluvioso, mucho viento y sensación térmica de 3° grados centígrados, me sumergí en Israel, un país situado al Medio Oriente a lo largo del Mar Mediterráneo que limita con el Líbano, Siria, Jordania y Egipto y que sirve de puente para tres continentes: Europa, Asia y África.

Foto: Laura Siegal – Unsplash

Si comparo su territorio de 22.070 km2 con el de Colombia, veo que es muy pequeño. Israel es tan grande como el departamento del Valle de Cauca (22.000 Km2). ¡Es decir que Israel cabría 50 veces en Colombia!

Según la Oficina Central de Estadísticas de Israel, al 31 de Diciembre de 2021, su población es de 9.449.000 habitantes: (73.9% son judíos, 21.1% árabes y el 5.0% son cristianos no árabes y personas no clasificadas por religión en el Registro de Población).

Desde tiempos bíblicos Israel ha estado rodeado de enemigos, y hoy tiene a un gigante. El profesor Meir Litvak, experto en Medio Oriente, nos dijo: “los tres grandes enemigos de Israel son Irán, Irán e Irán”, dando a entender que ese país revolucionario con ideología islámica, tiene como propósito acabar con esta nación.

Por otra parte, el doctor Raz Zimmt, experto en el tema iraní nos aseguró que “por el simple hecho de que Irán posea tres toneladas de uranio enriquecido, estaría a casi dos años de tener un arma nuclear y sería una amenaza latente para Israel”.

Un país lleno de refugios

Días después cuando el curso ya había culminado, empezaba el Ramadán, el mes más importante para el calendario islámico que este año va del 1° de abril al 1° de mayo.

Recuerdo que los conferencistas nos decían que el ambiente por esos días estaría tenso e Israel debería estar alerta a una ola de atentados terroristas. El pasado 7 de abril un palestino abrió fuego en un centro comercial de Tel Aviv, matando a dos e hiriendo a ocho. El 5 mayo, tres personas murieron y cuatro quedaron heridas en la ciudad ultraortodoxa de Elad, al centro de Israel. 18 personas murieron en seis atentados terroristas desde finales de marzo en Israel. Este último ataque coincidió con la celebración de la creación del Estado de Israel.

Cuando la tensa paz se violenta en Israel, sus habitantes viven en alerta máxima. Niños, jóvenes y adultos ya saben qué hacer ante ataques de proyectiles, misiles, globos incendiarios o bombas. Ahí están los refugios, pequeños cuartos anti misiles que están en vías públicas, colegios, oficinas, viviendas, etc., a lo largo del país.

Se trata de mini búnkeres blindados que son la salvación para muchos cuando están frente a una amenaza terrorista. Cuando suena la sirena, la gente tiene pocos segundos para refugiarse. A lo largo de mi travesía conocí varios de estos refugios, e incluso, entré a algunos de ellos. Hubo uno que visité en plena Franja de Gaza, era oscuro y estaba bastante sucio. El simple hecho de ingresar ahí te llena de miedo. Y ojo a este dato: “un lujoso bunker subterráneo de 85 metros cuadrados para una casa puede costar más de medio millón de shekels, es decir, unos 117.000 euros”, me contaba uno de los conferencistas.

Educación y servicio militar obligatorio

En Israel todos los estudiantes que salen de secundaria van directamente a prestar servicio militar. Las mujeres sirven a la nación dos años y los hombres, tres. Son expertos, empoderados, hábiles y muy inteligentes. No me olvidaré que en zonas como la Franja de Gaza, la Cúpula de Hierro, Bases militares, zonas de gobierno, etc., son los jóvenes quienes se encargan de defender a la Nación.

No cabe duda que la educación es la clave del éxito de este país. El argentino Sergio Vinitzki, experto en tecnología y ciudades inteligentes dijo que “la mentalidad de los estudios universitarios en Israel es de 25 a 28 años porque son maduros y se enfocan en su carrera. De 30 a 32 años ya pueden ser gerentes, hay independencia, creatividad, iniciativa. Es una cultura emprendedora”. Ahí es donde uno entiende por qué Israel se destaca por tener más de 400 centros de tecnología reconocidos a nivel mundial.

Jerusalén, la joya corona de Israel 

Una ciudad sagrada para el judaísmo, el cristianismo y el islam. Jerusalén es una especie de “ciudad del tiempo” que nos transporta a más de dos milenios. Los cristianos relacionamos este lugar con Jesús porque ahí fue donde enseñó, fue arrestado, crucificado y resucitó.

Para las tres religiones monoteístas más importantes, el Monte del Templo es el foco histórico y espiritual de Jerusalén, en definitiva, puede ser la ciudad de la paz o la guerra. Un conflicto en este punto de la tierra podría desatar fácilmente una Tercera Guerra Mundial”, enfatiza.

Para mí fue impactante volver a caminar por la Vía Dolorosa donde Jesús llevó la cruz desde el lugar del juicio hasta el Calvario. También se me erizó la piel en Silo, lugar donde los israelitas bajo el mando de Josué erigieron el Tabernáculo y donde estuvo el Arca de la Alianza; también fue ahí donde Ana oró por un hijo y donde Samuel fue llamado por Dios. Sentí fuerte la presencia de Dios. En una corta caminata a solas, oré y di gracias al Señor.

Otros datos…

– La primera capital de Israel se situó en Siloé.

– El símbolo de emergencias médicas de Israel no es una cruz sino la estrella de David.

– “Dios está en todos lados pero desde Jerusalén es solo una llamada local”.

– La Puerta de Damasco es la puerta más conflictiva de Jerusalén.

– Tel Aviv es una ciudad joven, la más liberal y donde se registra la tasa más alta de homosexualismo.

Un lugar al que volvería mil veces

Faltaron muchas historias por contar: mi experiencia con alcaldes de diferentes ciudades, la percepción de la población ortodoxa, las visitas al parlamento (la Knesset) y al servicio nacional de emergencia y asistencia médica (Maguén David Adom); recordar lo que sucedió con los seis millones de judíos en el Museo del Holocausto; contarles sobre mi día divertido en el Mar Muerto, conocido por ser el punto más bajo de la tierra; la caminata por el desierto de Judea; mis 15 minutos montando camello y la grata experiencia de conocer ciudades como Tel Aviv, Galilea, Kfar Saba, Haifa, Eliat, Jaffa, Haifa, Acre, Rosh Hanikra, Nazaret, los Altos de Golan, Río Jordán, Mar de Galilea, entre otras.

Agradezco a Dios por los 17 días que me permitió sumergirme en Israel, también al Estado de Israel por invitarme y a los más de 20 expertos que nos ayudaron a conocer y a comprender lo que significa esta nación para la historia y la humanidad. Si algún día tiene la oportunidad de visitar Tierra Santa, no lo dude. Es un viaje que le cambiará la vida. ¡Shalom para todos!

¡Jerusalén, ya nuestros pies se han plantado ante tus portones! Pidamos por la paz de Jerusalén: «Que vivan en paz los que te aman. Que haya paz dentro de tus murallas, seguridad en tus fortalezas». Y ahora, por mis hermanos y amigos te digo: «¡Deseo que tengas paz!» Salmo 122:2; 6-8.

Pronunciación de algunas palabras en hebreo:

  • Buenos días = “Boker tov”
  • Buenas noches = “Laila tov”
  • Muchas gracias = “Todá rava”
  • Por favor = “Bebakasha”
  • ¡Bien hecho! = “Kol hakavod”
  • Buen provecho = “Beteavon”
  • Mucho gusto = “Naim meod”
  • La paz sea con vosotros = “Shalom aleijem”

Texto y fotos: Jennifer Barreto – jennifer.barreto@revistahyc.com

Artículos relacionados

Dejar un comentario

¿Chatea con nosotros?