Navidad ¿Buena? ¿Mala? ¿Fiesta pagana?

Por Jennifer Barreto

No existe un número exacto de cuántas personas en el mundo celebran la Navidad, pero se calcula que pueden ser más de 2.1 billones; es decir, que una de cada tres celebra esta festividad.

En diciembre, el mes 12 del año, llega una de las épocas más esperadas por niños, jóvenes y adultos, vestida por luces, villancicos, dulces y regalos que viene acompañada por símbolos tradicionales como el árbol de Navidad, el pesebre, y el anglosajón barrigón de Santa Claus, conocido también como Papá Noel.

¿Cuál es el origen de toda esta celebración?, ¿es apropiado festejarla?, ¿estamos dándole continuidad a una tradición pagana?

Para salir de dudas, el pastor presidente de Casa Sobre la Roca, Darío Silva-Silva, escritor, periodista y conocedor del tema, respondió en uno de los cuestionarios del programa Hechos&CronicasTV, las preguntas más frecuentes respecto a la natividad.

¿Es pecado armar el árbol de Navidad?

Pastor Darío Silva: Desde épocas antiguas, los celtas irlandeses tomaron los árboles, en su mayoría encinos, por el carácter sagrado que les representaba y los adoraban. Esta práctica se trasladó a Estados Unidos y por eso se puso de moda en las navidades colocar un árbol.

¿Esto significa que aquel que ponga un árbol está adorando la naturaleza?

P.D.S.: Esto es una ocurrencia, puesto que es un objeto decorativo que permite con mucha comodidad colocar allí algunas cosas que entusiasmen a los niños, que llamen su interés, y que de otra parte sirva para colgar los regalos de Navidad. Yo a eso no le veo absolutamente ningún problema.

Es solo un objeto decorativo, por lo tanto no debe recibir adoración. El único que merece toda devoción es el Dios que hizo las cosas.

El pesebre… ¿es idolatría?

P.D.S.: Respecto a este tema, suele suceder entre algunos grupos cristianos de los más tradicionales, cometer el error de llegar a casa de sus familiares a quemar o botar a la basura las figuritas del pesebre, porque según ellos, son imágenes de idolatría.

Mucho cuidado. Hay que ser prudentes y sabios antes de cometer cualquier barbaridad, en esta época donde debemos ser luz en medio de la oscuridad.

El pesebre en sí no tiene ningún problema. El arte no es rechazado por Dios, lo malo es cuando esos objetos hechos por manos de hombres se convierten en ídolos, es decir en metas de idolatría. Pero a mí no me parece nada malo que a los niños se les enseñe a través de todos los recursos que sean necesarios los misterios de la fe cristiana.

De tal manera que los protestantes o evangélicos en estas navidades, en lugar de estar siendo pirómanos de los pesebres de nuestros parientes o de nuestros amigos, deberíamos mirarlos con respeto y tal vez enseñar con nuestro ejemplo la verdadera tolerancia que Jesucristo vino a traer al mundo.

¿Y qué puede decirse de Papá Noel?

P.D.S.: Santa Claus, Viejito Pascuero, Colacho o San Nicolás son algunos nombres con los cuales se conoce universalmente este legendario personaje que según la cultura occidental trae regalos a los niños por Navidad.

Está inspirado la historia de un obispo muy anciano de barba nevada y de origen turco llamado Nicolás, quien vivió en el siglo IV en Anatolia, en los valles de Licia (en la actual Turquía). La leyenda dice que el buen San Nicolás salvó a un endeudado hombre de vender a sus tres hijas como esclavas, al dejar secretamente bolsas con oro en su casa una noche. Hoy se conservan sus reliquias en la basílica de Bari (Italia).

El mito de este personaje se hizo popular en los países escandinavos y por eso de allí viene Santa Claus, famoso en esa zona del mundo y en los Estados Unidos de América. En los países latinos se acostumbra a llamarlo como Papá Noel.

Este símbolo de la época decembrina lo acostumbramos a ver en centros comerciales, parques, almacenes y siempre está sonriendo con los niños y gritando a los cuatro vientos la tradicional frase: “¡Oh, oh, oh, Feliz Navidad!”.

Aunque en los países latinos vemos que Papá Noel actualmente es un personaje que divierte y adorna, es una lástima grande que ahora parece que en países del norte del mundo ya no se está honrando a Jesús sino a Santa Claus y eso sí ya puede ser idolatría.

Ante esta situación, es importante este llamado de atención: Papá Noel no es la figura central de la Navidad. La figura central de la Navidad es el Dios hecho hombre, Jesucristo.

Tengamos en cuenta que…

Ni el árbol, ni el pesebre, ni Papá Noel son malos siempre y cuando estos no desplacen al verdadero motivo de la celebración de la Navidad, que es el nacimiento de Jesús.

Y no olvidemos que así no esté históricamente comprobado que Jesús hubiera sido dado a luz un 25 de diciembre, deberíamos recordar su nacimiento no solo en estas fechas, sino siempre. “Así que dejemos que ese bebé nazca todos los días en el pesebre de nuestro corazón”, concluye el pastor Darío Silva.

Por: Jennifer Barreto – jennifer.barreto@revistahyc.com

Foto: Rod Long – Unsplash (Foto usada bajo Licencia Creative Commons)

Artículos relacionados

Dejar un comentario

¿Chatea con nosotros?