Ataques contra iglesias cristianas se duplican en Occidente

por David Bernal

El informe “Hostilidad contra las iglesias” elaborado por Family Research Council (FRC) y actualizado para incluir incidentes de hostilidad del año calendario 2023, encontró que los ataques de todo tipo contras las iglesias cristianas han aumentado en Estados Unidos, así como el creciente desdén por el cristianismo en general. Sin embargo, la violencia y agresiones contra los templos religiosos es un fenómeno que crece y preocupa en América Latina.

Los hallazgos sugieren que el aumento de la hostilidad contra las iglesias estadounidenses identificadas en diciembre de 2022 no se ha desacelerado ni se ha estancado; más bien, se ha acelerado rápidamente. El FRC identificó 436 incidentes de hostilidad en 2023, más del doble del número identificado en 2022 y más de ocho veces el número identificado en 2018, el primer año para el que el FRC recopiló datos.

Arielle Del Turco, directora del Centro para la Libertad Religiosa del FRC y autora del informe, explica sobre estos datos: “Aunque se desconocen las motivaciones de muchos de estos actos de hostilidad, el efecto es inequívoco: la intimidación religiosa. Envían el mensaje de que las iglesias no son deseadas en la comunidad ni respetadas en general. Nuestra cultura está demostrando un creciente desdén por el cristianismo y sus principios fundamentales. Las creencias cristianas y los actos de hostilidad contra las iglesias podrían ser una manifestación física de eso. Independientemente de las motivaciones de estos crímenes, todos deben tratar a las iglesias y todos los lugares de culto con respeto y afirmar la importancia de la libertad religiosa para todos los estadounidenses”.

Estos son algunos de los hallazgos más destacados de este informe:

– Durante los últimos seis años (2018-2023), el FRC ha identificado 915 actos de hostilidad contra iglesias estadounidenses. Los tipos de actos identificados incluyeron vandalismo, incendios provocados, incidentes relacionados con armas, amenazas de bomba y más.

– En 2023, se produjeron al menos 436 actos de hostilidad contra iglesias en Estados Unidos, más del doble de los identificados en 2022.

– En 2023, se produjeron actos de hostilidad contra iglesias en 48 estados y el Distrito de Columbia, y la mayoría se produjo en estados con mayor población. California tuvo la mayor cantidad de incidentes, con 33. Texas tuvo 28 incidentes.

– Los actos criminales de vandalismo y destrucción de propiedad de la iglesia pueden ser sintomáticos de un colapso en la reverencia y el respeto de la sociedad por los lugares de culto y religión.

Ataques a iglesias aumentan en América Latina

Las alarmas frente a los ataques a las iglesias cristianas y católicas no solamente se han prendido en los Estados Unidos sino en otros países del continente. Es así como en naciones como México, Nicaragua, Venezuela, Colombia y otros países donde las cifras de ataques crecen en la sombra. En este sentido, Open Doors señala en su informe de la Lista Mundial de Persecución que en el mundo han sucedido 14.766 ataques a iglesias en los 50 países que más persiguen a los cristianos, listado que incluye a Nicaragua, Cuba, México y Colombia.

En México los ataques a las iglesias evangélicas y católicas ha aumentado y es un problema que viene desde hace varios años, según denuncias de los propios líderes religiosos. La Asociación de Pastores Evangélicos de Tapachula ha denunciado que los narcotraficantes y el crimen organizado los están extorsionando para poder funcionar y sí no se paga, los pastores, feligreses y templos son atacados. La ola de violencia que se vive en diversos municipios como Motozintla, Mazapa de Madero, El Porvenir y Bellavista, ha llevado al cierre de 100 templos evangélicos por temor a ser blanco de los criminales.

En el caso de los templos católicos, 26 iglesias católicas eran atacadas por semana en México en el 2022 según el Centro Católico Mutimedial.  En palabras del sacerdote Omar Sotelo a la ong “Ayuda a la Iglesia Necesitada (ACN), se explica lo grave de la situación: “Registramos las llamadas de amenaza, los hostigamientos y el llamado «cobro de piso», que es cobrar a alguien para que no sufra más ataques, por su seguridad. El crimen organizado cobra a algunos párrocos para que no sufran actos violentos contra sus templos o contra ellos mismos. También contabilizamos el robo de arte sacro y violencia contra templos y profanaciones. Estadísticamente hemos contabilizado que cada semana son atacadas 26 iglesias en México, templos que han sufrido algún tipo de ataque o acto de violencia tanto en el interior como en el exterior”.

El pasado 8 de marzo del 2024, la iglesia cristiana Centro Internacional de Adoración, ubicada en Luján (Argentina). fue atacada por un grupo de mujeres que vandalizó las instalaciones del templo.

En Nicaragua, el ataque contra las iglesias y organizaciones religiosas proviene desde el régimen de Daniel Ortega y no conoce denominación. El informe de libertad religiosa del colectivo “Nicaragua Nunca Más” encontró que “342 organizaciones religiosas han sido clausuradas por el régimen de Daniel Ortega en Nicaragua, estas se dividen en: 256 organizaciones evangélicas, 43 católicas y 43 de otra religión”.

Por otro lado, las iglesias católicas han sufrido más de 667 hostilidades por parte del régimen de Ortega, según el reporte “Nicaragua: ¿Una iglesia perseguida? elaborado por la investigadora Martha Patricia Molina Montenegro. Esos ataques incluyen la confiscación por parte del Estado de edificios y templos de propiedad de la Iglesia católica, así como cierre y confiscación de bienes de medios de comunicación católicos.

En el último año, también se han registrado ataques de vandalismo, incendios y destrucción de los templos en Chile, Colombia y Argentina. Uno de los más recientes sucedió en la capital de Colombia, cuando una sede de la Iglesia Pentecostal Unida de Colombia ubicada en de Ciudad Bolívar fue robada por delincuentes el pasado 15 de febrero en Bogotá.

Los ladrones se llevaron instrumentos musicales, parlantes, consolas y televisores que eran usados para los cultos y actividades ministeriales de la iglesia y que habían sido comprados por los feligreses con esfuerzo y diversas actividades para recolectar fondo para estos equipos.

Por: David Bernal – david.bernal@revistahyc.com

Fotos: Rawpixel (Montaje) // Unsplash – Clay Banks // Archivo particular  (Fotos usada bajo licencia Creative Commons)

Artículos relacionados

Dejar comentario

Are you sure want to unlock this post?
Unlock left : 0
Are you sure want to cancel subscription?
¿Chatea con nosotros?