Lecciones de vida en medio de la nieve

por Revista Hechos&Crónicas

Una de las películas que ha dado mucho que hablar por sus valiosas lecciones de vida, es “La sociedad de la nieve”, un filme dramático español de 2023, dirigido por Juan Antonio Bayona, basado en el accidente del vuelo 571 de la Fuerza Aérea Uruguaya en la coordillera de los Andes en el año 1972, donde solo 16 de sus 45 pasajeros sobrevivieron en uno de los entornos más hostiles del planeta. En medio de la nieve fueron obligados a luchar por sus vidas durante 72 días.


¿Qué hubiera hecho usted si fuera uno de esos pasajeros? ¿Cómo hubiera sobrevivido? ¿De qué manera habría trabajado en equipo para no ver morir a sus compañeros de vuelo? ¿Estaría en el grupo de los valientes, o de los temerosos? Lo que inició como una tragedia, se convirtió en una prueba de fe. A continuación, algunas lecciones que nos deja “La sociedad de la nieve”.

Valentía

Sobrevivir a un hecho catastrófico requiere valor, imaginación y descubrir habilidades para preservar la vida. Varios de los que quedaron vivos, se acordaron de Dios y lograron aguantar en medio de la desolación que se vivió en esa cordillera blanca por la nieve. Dios dice: ¡Sé fuerte y valiente! ¡No tengas miedo ni te desanimes! Porque el Señor tu Dios te acompañará dondequiera que vayas». Josué 1:9.

Segundos después del fatídico accidente, algunos de los jóvenes, que no resultaron lastimados, comenzaron a ayudar a aquellos que estaban heridos. Incluso, comenzaron a hacer una clasificación de los enfermos. Esto les permitió ayudar a aquellos que necesitaban atención médica con más urgencia.

Formar comunidad

No todos los jóvenes que tomaron el vuelo se conocían, no todos hacían parte del equipo de rugby. Nada de eso importó cuando se vieron en medio del caos y de la muerte. Su decisión fue hacer comunidad y se llamaron a sí mismos “La sociedad de la nieve”. En esta familia todos tenían un papel primordial. Por ejemplo, en el grupo había un estudiante de medicina, un ingeniero, etc., todos ayudaron con tareas específicas según sus habilidades. Cada uno debe velar no solo por sus propios intereses, sino también por los intereses de los demás. Filipenses 2:4.

Utilizar los recursos que hay en el momento

Los jóvenes que iban en el vuelo 571, rumbo a Chile, llevaban maletas con ropa liviana. Ninguno se imaginó que tendrían que resistir temperaturas de hasta 30°C bajo cero, refugiarse dentro de los restos del avión, y sentarse todos pegados para mantener el calor corporal.

Marcelo, fue uno de los que se ingenió una buena forma para dar calor al grupo: hizo mantas con las fundas de los asientos, construyó una potabilizadora con láminas de metal, y con los materiales del parabrisas del avión se fabricaron gafas de sol. Dichoso el que halla sabiduría, el que adquiere inteligencia. Proverbios 3:13.

Bondad y generosidad

Según el escritor uruguayo Pablo Vierci, quien escuchó la noticia del hallazgo de los sobrevivientes, y autor del libro con nombre homónimo al de la película, explica que “en esta historia se ven demasiadas penurias, demasiado trágicas, pero vemos como la bondad, la generosidad y el coraje salen a relucir”. La misma Biblia nos enseña: Ustedes, por el contrario, amen a sus enemigos, háganles bien y denles prestado sin esperar nada a cambio. Lucas 6:35a.

Uno de los valores más impresionantes es la generosidad, y literalmente dar la vida por el otro, “que es el pacto de entrega mutua, que quiere decir que si yo muero puedes usar mi cuerpo para continuar con vida”, explica Vierci. En la Biblia podemos resaltar lo que dice Juan 15:13: Nadie tiene amor más grande que el que da la vida por sus amigos. Justamente este versículo, fue escrito por uno de los jóvenes que iba en el vuelo.

La fe mueve montañas

En la película podemos ver que la mayoría de jóvenes conservaron la fe para salir del paisaje blanco en el que estaban atrapados junto a los cadáveres de sus amigos. Aunque las montañas no se movieron, Fernando Parrado y Roberto Canessa salieron en búsqueda de ayuda.

Estos dos héroes caminaron caminaron durante 10 días en medio de la nieve y llegaron a la orilla de un río donde se encontraron con el agricultor Sergio Catalán, que estaba en el lado opuesto. Según el documental de la ABC, para comunicarse con él le enviaron una nota que decía: “Vengo de un avión que se estrelló en la montaña. Soy uruguayo. Llevamos 10 días caminando. Tengo 14 amigos heridos en el lugar del accidente. Necesitamos ayuda. No tenemos comida. Por favor, ven a buscarnos”.

Estos valientes nunca perdieron la fe. Gracias a ella, hubo rescate. El apóstol Pablo en la epístola a los Hebreos dice que la fe es la certeza de lo que se espera, la convicción de lo que no se ve.

Por: Jennifer Barreto – Jennifer.barreto@revistahyc.com

Fotos: Prensa Netflix

Artículos relacionados

Dejar comentario

Are you sure want to unlock this post?
Unlock left : 0
Are you sure want to cancel subscription?
¿Chatea con nosotros?