“La política puede ser el camino para que las personas conozcan a Dios”: Jaime Andrés Beltrán, alcalde de Bucaramanga

por Revista Hechos&Crónicas

Jaime Andrés Beltrán, pastor cristiano y alcalde electo de Bucaramanga, estuvo en Bogotá en distintas reuniones personales, religiosas y políticas preparándose para posesionarse el primero de enero del 2024. El mandatario se reunió con el embajador de Israel e hizo una visita a la iglesia Casa Sobre la Roca en Bogotá en donde tuvo un encuentro con el pastor Darío Silva-Silva.

El alcalde Beltrán nació en un hogar cristiano y es pastor de la iglesia de la iglesia Ministerio Evangelístico Camino a la Libertad. Es comunicador social con especialización en alta gerencia y gestión pública y cuenta con una maestría en políticas públicas del territorio. Su carrera política comenzó hace más de 12 años en dónde ha ejercido como Concejal de Bucaramanga en tres períodos y antes de ser elegido como alcalde en el 2023, ya se había postulado por este cargo en 2019 quedando de segundo en las elecciones.

Hechos&Crónicas lo entrevistó para conocer un poco más sobre el “pastor-alcalde” que fue todo un fenómeno electoral en las elecciones regionales del 2023 donde obtuvo 91.372 votos con el partido Colombia Justa Libres.

Uno de los postulados de la iglesia Casa Sobre la Roca y del pastor Darío Silva-Silva es: “cristianizar la política, sin politizar el cristianismo”, ¿Qué opinión le merece este principio?

Jaime Andrés Beltrán: Totalmente deacuerdo, nosotros tenemos una premisa en Bucaramanga es que la política es el fin y la herramienta. No dejamos de hacer nuestra labor pastoral para volvernos políticos. Somos pastores y tenemos un llamado pero este tiene una herramienta, así como los grandes artistas tienen su talento y cultura como herramienta para llevar a otros a Cristo. La política es una herramienta para transformar la sociedad.

No se trata de politizar el cristianismo se trata de que la política pueda ser el camino y el vehículo para que muchas personas puedan conocer la verdad de Dios.

Foto: Revista Hechos&Crónicas

Muchas caricaturas y posiciones de los medios de comunicación se mofan o hacen críticas sobre el alcalde que es pastor, en este caso no va a ejercer la función pastoral sino que es función pública de elección popular….

En algún momento quisieron utilizar la palabra “pastor” como algo peyorativo pero para mí es un honor. Ser pastor es una honra. Quien conoce la esencia del pastorado sabe que es orientar y guiar a un pueblo hacia una verdad. Gobernar una ciudad necesita, no solamente el carácter, la autoridad y el conocimiento académico  sino también unos principios de vida que le permitan a uno mantenerse coherentes. Hoy lo que nos tiene como alcaldes, no es una estrategia política es la coherencia de hace doce años que empezamos en política  con unos principios que no se han negociado. No se trata de religión, se trata de unos principios de vida y por eso la gente va a  ver a un pastor gobernando pero con el carácter y la entereza de garantizarle los derechos a todos y que voy a gobernar para todos pero con unos principios y valores que nos permiten entender que esa brecha social hay que reducirla.

Usted está en contra del aborto  y por eso le queremos preguntar ¿en qué consistió el milagro de Alana?

Este es un tema muy sensible. Alana es nuestra tercera hija, nació a las 27 semanas y antes los médicos me habían puesto a escoger entre mi esposa y mi bebe. Sin embargo, una hora después y en la sala de cirugía, el médico me dice “Yo no sé a qué Dios usted le cree pero dele gracias porque su hija, que no debía nacer viva, nació viva”. Ella entró a la Unidad de Cuidado Intensivos y allí estuvo durante tres meses perdió uno de sus pulmones y nos la desahuciaron nuevamente pero Dios obró.

27 semanas y sin un pulmón y hoy es una pilera de mujer que tiene dos añitos y es muy inteligente. Ella se aferró a la vida porque yo la pude cargar recién nacida y su rostro, uñas, nariz se definían y es preciosa. Por eso cuando alguien me dice que es un tema religioso, esto va más allá de eso de una ideología. Esto tiene que ver con que yo tuve un ser de 27 semanas luchando por vivir. Mi tema no es de una formación religiosa, mi tema es de una convicción de vida y por eso la predicó y también la vivo.

Recientemente usted estuvo reunido con el embajador de Israel en Colombia ¿Qué nos puede contar de este encuentro?

Dos cosas claves. De las cosas políticas que me propuse apenas fuera elegido alcalde era crear una hermandad con Israel. Para los que somos formados con una base y unos principios bíblicos sabemos la importancia que tiene Israel para el desarrollo y la bendición de un pueblo. Segundo, no podemos desconocer la potencia que es Israel  en temas de tecnología, seguridad, ciudades inteligentes y la lucha contra la delincuencia. Bucaramanga está sufriendo con temas críticos: es una ciudad atrasada en el tiempo y la ausencia de autoridad para ponerle orden a la seguridad, estos dos temas fueron los que pusimos en la mesa con el embajador y vamos a tener unos espacios de trabajo buscando que herramientas de tecnificación y de ciudades inteligentes que garanticen seguridad y que las podamos llevar a la región. Es un componente espiritual y otro componente tecnológico.

Foto: Embajada de Israel en Colombia. 

¿Por qué le dicen “el Bukele colombiano”?

Primero es que tenemos una afinidad plena con Bukele. En alguna locución lo dije de manera puntual: “Que a Bucaramanga le hacía falta un Bukele”, entendiéndose desde la perspectiva de que el carácter y determinación para enfrentar a los delincuentes  pero que también tenge unos principios de vida con Dios en el corazón. En esas dos cosa me identifico: carácter para gobernar y principios cristianos que nos permitan entender a Dios no como una religión sino como una forma de tener el carácter para poder gobernar un pueblo.

 Un mensaje para quienes leen esta entrevista…

El país está girando y lo que pasó en las elecciones regionales incide en el ámbito nacional  y tenemos que empezar a mirar al país de una forma distinta. Hace cuatro años que un pastor estuviera en la política era una amenaza y se veía como algo incierto, hoy lo ven  como una oportunidad. Nos eligieron porque la gente tiene la esperanza que en Colombia se levanten liderazgos que vuelvan a recuperar a la familia como la base de la sociedad, que vuelvan a tener banderas de principios que sean coherentes con la construcción de una sociedad. Invito a todos los colombianos a que entendamos al país de forma distinta, vienen mejores tiempos para nuestra nación pero la oración es la base de la transformación social. Unos hacemos frente en el campo de batalla pero otros lo hacen en el campo espiritual y de rodillas.

Fotos: Prensa Jaime Andrés Beltrán  // Revista Hechos&Crónicas // Embajada de Israel en Colombia. 

Artículos relacionados

Dejar comentario

Are you sure want to unlock this post?
Unlock left : 0
Are you sure want to cancel subscription?
¿Chatea con nosotros?