2023 al templo otra vez

Por Jennifer Barreto

“La asistencia a la iglesia es tan vital para un discípulo como lo es una transfusión de sangre sana para un hombre enfermo”: Dwight L. Moody.

Durante la más reciente celebración de la tradicional Cena de Amor. El pastor Darío Silva- Silva dio a conocer a la feligresía de Casa Sobre la Roca la consigna para el próximo 2023. Ni el denso tráfico capitalino, ni el frío intenso que inicia cuando se oculta el sol, fueron impedimento para cerrar otro año sobre la Roca.

Diferentes filiales de Casa Sobre la Roca a nivel global, se conectaron a la transmisión central en Bogotá y se dio inicio a la gran Cena de Amor, evento que cada año reúne a  cientos de familias para alabar a Dios, disfrutar la presentación de las niñas de la Fundación M.A.S. Misericordia amor y servicio, escuchar la consigna que Dios le da al pastor Darío para 2023 y finalmente, tener un tiempo para comer, compartir y disfrutar juntos en armonía.

Premisa 2023

No dejaban de reunirse en el templo ni un solo día. De casa en casa partían el pan y compartían la comida con alegría y generosidad, alabando a Dios y disfrutando de la estimación general del pueblo. Y cada día el Señor añadía al grupo los que iban siendo salvos. Hechos 2:46,47. La hoja de ruta que Dios le reveló al pastor Darío Silva-Silva, fue clara y contundente. A continuación conoce por qué es tan importante congregarnos:

Bondad en el templo

La bondad de Dios Padre, manifestada en Dios Hijo a través de Dios Espíritu Santo se refleja en todas las áreas de la vida humana. Es, por lo menos, lo que se supone que deben hacer los creyentes. Si no practicas bondad, no muestras fruto cristiano; si muestras maldad, eres un árbol malo, no el árbol bueno que Jesucristo quiere que seas. Vamos ahora a mencionar algunas áreas en las cuales el fruto debe ser evidente.

En la historia religiosa de Israel hay un momento solemnísimo: Salomón ha construido el edificio más lujoso y monumental para honrar el nombre del Señor, el famoso templo de Jerusalén, y ahora eleva una oración consagratoria, la cual contiene varios elementos dignos de minucioso análisis. He aquí uno de ellos: Ahora, Dios mío, te ruego que tus ojos se mantengan abiertos, y atentos tus oídos a las oraciones que se eleven en este lugar.» Levántate, Señor y Dios; ven a descansar, tú y tu arca poderosa. Señor y Dios, ¡que tus sacerdotes se revistan de salvación! ¡Que tus fieles se regocijen en tu bondad! Señor y Dios, no le des la espalda a tu ungido. ¡Recuerda tu fi el amor hacia David, tu siervo!» 2 Crónicas 6:40,42.

En ese lugar reservado para Dios, el templo, los siervos deben estar revestidos, no de vestimentas físicas, sino “de salvación”; lo cual indica que, ante Dios, es más importante el ornamento interior que el exterior; y los fieles, por su parte, los miembros de la congregación, deben regocijarse en la bondad de Dios. Sí, en su bondad.

El templo

1 – Casa de limpieza

Jesús entró en el templo y echó de allí a todos los que compraban y vendían. Volcó las mesas de los que cambiaban dinero y los puestos de los que vendían palomas. «Escrito está —les dijo—: “Mi casa será llamada casa de oración”; pero ustedes la están convirtiendo en “cueva de ladrones”». Mateo 21: 12,13.

Cuando él llega a ese lugar y lo encuentra convertido en una cueva de ladrones, lo primero que hace es limpiarlo, echar afuera a los mercaderes. Hay muchos grupos religiosos de hoy que son cuevas de ladrones: ladrones de la honra, ladrones de la libertad, ladrones de la pureza y ladrones también del dinero.

2 – Casa de oración

Mi casa, casa de oración será llamada, establece el orden. Ya estando limpia, la locación vuelve a ser lo que debe ser siempre: Una casa de oración. ¿Cuál es la prioridad? El Señor no dice: «Esta es una casa de predicación, una casa de sanidad, o una casa de liberación». No. Esta es una casa de oración. La prioridad del templo.

“Nuestras necesidades son tan profundas que no debemos cesar de orar hasta que estemos en el cielo”: Charles Spurgeon.

3 – Casa de milagros

Un escenario para lo sobrenatural.

Hay personas que llegan a los templos con la idea de que las sanidades se producirán en forma automática. No es así. Primero debe haber limpieza y luego oración para poder producir los milagros. El orden de los factores sí altera el producto en este caso.es oración. Cuando ya tenemos la casa limpia, podemos orar. No se te ocurra orar sin limpiar la casa.

“Somos el milagro de los milagros, el gran inescrutable misterio de Dios”: Thomas Carlyle.

“Hay dos formas de vivir: puedes vivir como si nada fuera un milagro o puedes vivir como si todo fuera un milagro”: Albert Einstein.

4 – Casa de guerra espiritual

El templo como palestra de la batalla sobrenatural.

Pero cuando los jefes de los sacerdotes y los maestros de la ley vieron que hacía cosas maravillosas, y que los niños gritaban en el templo: «¡Hosanna al Hijo de David!», se indignaron. — ¿Oyes lo que esos están diciendo? —protestaron. — Claro que sí —respondió Jesús—; ¿no han leído nunca: »“En los labios de los pequeños y de los niños de pecho has puesto la perfecta alabanza”? Mateo 21:15,16.

Se desata la guerra espiritual porque los fariseos no están contentos con lo que sucede: Se dañó el negocio, hubo que sacar a todos los mercachifles del templo. Les desagradó la limpieza a estos sucios sacerdotes. Están furiosos porque ya no es una casa de lucro, una cueva de ladrones, sino una casa de oración. Se encolerizan por que el Señor está haciendo milagros en el templo. No les gusta la sanidad si se acaba el negocio. Están que trinan, como se dice, porque los muchachos alaban al Señor en el templo. Se desata la guerra espiritual contra los que se oponen a la obra de Dios.

Cuando entiendes esto: Casa de limpieza, casa de oración y casa de sanidad, es inevitable que las fuerzas de las tinieblas se desaten, porque viene la guerra espiritual. Los legalistas se oponen a la obra del Señor. No les importa la limpieza, la oración, ni la sanidad. Se molestan con la alegría desbordada de la juventud.

5 – Casa de alabanza

… ¿no han leído nunca:» “En los labios de los pequeños y de los niños de pecho has puesto la perfecta alabanza”? Mateo 21: 16b.

La gran conclusión.

“Allí tienes un templo en orden. La prioridad es la oración, pero, por supuesto, hay que cumplir unos pasos: casa de limpieza, casa de oración, casa de sanidad, casa de guerra espiritual y casa de alabanza. Lo que nos aclaró mejor que nadie el gran teólogo moderno Paúl Tillich es que en el Antiguo Testamento eran sagradas las cosas, y en el Nuevo Testamento son sagradas las personas.

Cuando Jesús dialoga con la mujer samaritana, esta declara sobre el lugar de la adoración: «Mis padres dicen que, en este monte, y ustedes que en el templo de Jerusalén ». Y Jesús le dijo: «Ni en este monte ni en Jerusalén. Dios es Espíritu y los que lo adoran lo tienen que adorar en espíritu y en verdad». Y, por eso, principalmente por San Pablo, que es el sistematizador de la doctrina cristiana, hemos entendido en nuestra mente y discernido en nuestro corazón, que la casa somos nosotros mismos, que cada uno de los creyentes es el templo del Espíritu Santo.

Examínate a ti mismo y piensa: ¿soy cueva de ladrones o casa de oración? Si sucede lo primero, pídele al Señor que venga con su látigo misericordioso y saque a los mercaderes de tu corazón. Ese látigo se llama arrepentimiento. Pero cuando seas casa de limpieza, serás casa de oración; y, si eres casa de oración, será casa de sanidad; y si eres casa de sanidad, serás casa de guerra espiritual; y vivirás todo el tiempo como una casa ambulante de alabanza al nombre del Señor. Tú eres una casa de oración. Recuerda lo que dijo San Agustín: ‘Dios nos ama a cada uno de nosotros como si solo existiera uno de nosotros, así deberíamos adorar a Dios como el único Dios verdadero’”: concluyó el pastor Darío Silva.

En 2022 volvimos a Dios, ahora en 2023, volvamos al templo otra vez.

Por: Jennifer Barreto – jennifer.barreto@revistahyc.com

Foto: David Bernal – Revista Hechos&Crónicas.

Artículos relacionados

Dejar un comentario

¿Chatea con nosotros?