¿Volviste a Dios?

Por Revista Hechos&Crónicas

Pero tú debes volverte a tu Dios, practicar el amor y la justicia y confiar siempre en él. Oseas 12:6.

Termina 2022, el año en que Dios nos regaló la promesa y a la vez mandato de volver a Él. Fue un tiempo de llamado que nos prepara para lo que viene. Regresar a Dios es abandonar el camino que nos apartaba de Él y retomar el rumbo trazado para alcanzar nuestro propósito. ¿Cómo te fue? ¿Lo alcanzaste?

Hagamos un balance sobre las áreas de nuestras vidas en que Dios nos ha llamado a regresar a Él y recapitulemos si lo hemos logrado.

Volver al amor

¿Cómo están tus relaciones con los demás? ¿Cómo terminas este año, en amor? Volver a Dios implica volver a ese primer amor íntimo y maravilloso con Él. Volver a poner al Señor en primer lugar y ver todo lo demás en perspectiva. Volver al amor significa también sanar nuestra relación con nosotros mismos, amarnos como Dios nos ama y vernos como Dios nos ve, para poder impactar a los demás y demostrar el amor con el que hemos sido cubiertos a los seres cercanos y a quienes apenas nos cruzamos.

¿Quién, a pesar de no merecerlo, recibió amor de ti durante este año? ¿Quién requiere amor de ti en este momento? Por encima de todo, vístanse de amor, que es el vínculo perfecto. Colosenses 3:14.

Volver a la familia

Del amor se desprende este lazo inquebrantable que es la familia. Recuperar esas relaciones maltratadas, restaurar las dañadas y restablecer los roles que habían quedado en desorden. Volver a Dios implica ser testimonio y servir primero a los de tu casa y brindarles una visión de eternidad. Terminas este año en paz con tu familia y con un corazón dispuesto a servir en tu casa?

El que no provee para los suyos, y sobre todo para los de su propia casa, ha negado la fe y es peor que un incrédulo. 1 Timoteo 5:8.

Volver a la Biblia

¿Qué palabras te regaló Dios durante este año? ¿Cuáles promesas atesoraste y cuáles se hicieron realidad? Volver a Dios también es volver a Su Palabra, que dejó escrita para guiarnos, pero que es también una palabra viva que aplica en cualquier contexto de la historia y de nuestras vidas.

El cielo y la tierra pasarán, pero mis palabras jamás pasarán. Mateo 24:35.

Volver a la oración

¿Cómo estuvo tu tiempo con Dios durante este año? ¿Fuiste constante en buscarlo a través de la oración? Hablar con Dios es aquello que nos garantiza una unión con Él, tener esa intimidad propia de una relación, presentarle nuestras alegrías, angustias, agradecimiento y alabanza. Ponernos a Sus pies, conocerlo y escucharlo. Analiza en qué punto estás y no esperes ni un minuto más para acercarte a Dios en oración.

Estén siempre alegres, oren sin cesar, den gracias a Dios en toda situación, porque esta es su voluntad para ustedes en Cristo Jesús. 1 Tesalonicenses 5:16-18.

Volver al Espíritu

¿Cómo te fue en la parte de volver al Espíritu, lo dejaste actuar y soplar en tu vida? Ahora que termina el año, podemos hacer un balance de cómo el Espíritu Santo se manifestó en nuestras vidas. ¿Nos dejamos guiar por Él? ¿Lo entristecimos y apagamos? Recordemos que la Palabra de Dios sin el Espíritu, es vana. Siempre podemos volver a encender ese fuego en la chimenea que es la Palabra.

Le pido que, por medio del Espíritu y con el poder que procede de sus gloriosas riquezas, los fortalezca a ustedes en lo íntimo de su ser. Efesios 3:16.

Volver al templo

Uno de los grandes retos de este 2022 fue aprender a convivir con la virtualidad sin permitir que nos robe lo esencial. Muchos volvimos al templo y nuevamente nos estamos congregando. Sin embargo, como la virtualidad llegó para quedarse, el reto ha sido ser constantes al congregarnos, comprendiendo que parte del tesoro que Dios nos ha regalado se encuentra justamente al hacer iglesia.

No dejemos de congregarnos, como acostumbran hacerlo algunos, sino animémonos unos a otros, y con mayor razón ahora que vemos que aquel día se acerca. Hebreos 10:25.

Volver a la fe

La fe es un punto fundamental para saber si realmente volviste a Dios en este 2022. Volver al Padre significa creerle, confiar en Él. Aceptar que, aunque a veces no sea evidente, todas las cosas son para el bien de los que aman a Dios. No importa cómo fue tu año, pues hasta el último instante puede ser un tiempo de renovar la fe y volver a creer en Dios, en sus promesas y en Su profundo amor.

Pues ya saben que la prueba de su fe produce constancia. Santiago 1:3.

Es tiempo de permanecer

Termina el año de volver a Dios y recuperar ese primer amor con Él que tal vez habíamos perdido. Sabemos que por más que nos distanciemos de Dios, Él nunca se apartará de nosotros. Él no debe volver a nosotros porque nunca se ha ido, somos nosotros quienes debemos recuperar la relación, obedecerle y honrarlo con nuestras vidas. No importa cuántas veces tropecemos, siempre podemos volver a Dios y Él, como un Padre amoroso, siempre nos recibirá. 2022, hasta el último día, será el año de regresar al Padre. Si ya lo hiciste, ha llegado el tiempo de permanecer en Su amor y dar fruto en Él. ¡Prepárate para lo que viene!

Permanezcan en mí, y yo permaneceré en ustedes. Así como ninguna rama puede dar fruto por sí misma, sino que tiene que permanecer en la vid, así tampoco ustedes pueden dar fruto si no permanecen en mí. Juan 15:4.

Foto: Timothy Eberly – Unsplash (Foto usada bajo Licencia Creative Commons) 

Artículos relacionados

Dejar un comentario

¿Chatea con nosotros?