¿Qué errores cometes al vestir?

Por Jennifer Barreto

Vestir bien no es comprar lo más caro, lo más extravagante o lo que más muestre escote y piernas.

Y tú, ¿cómo te vistes? ¿Cuáles es tu intensión a la hora de arreglarte todas las mañanas?

– Estar vestida sin pensar en el estilo ni la  forma de tu cuerpo.

– Usar atuendos de acuerdo al trabajo que realizas.

– Vestirte con prendas provocativas.

– Verte atractiva con la ropa que sea.

– Proyectar una imagen profesional adecuada.

Según David Navarro, asesor de imagen y comunicación, las mujeres tienden a equivocarse más en la vestimenta que eligen para el trabajo. “Pasa algo muy curioso: en el trabajo los hombres se visten de manera más apropiada que las mujeres. No digo que se vistan mejor, sólo de manera más apropiada. Son ellas las que en su mayoría provocan dolores de cabeza a las empresas por no cumplir un código de vestimenta ideal para la oficina”, dice el experto en imagen.

1 – Eligen ropa que les gusta sin importar si es apropiada para trabajar

A un gran porcentaje de mujeres profesionales les pasa esto. Con el propósito de verse atractivas, usan ropa que, en vez de proyectar una imagen ejecutiva, parece que se arreglaron para una cita personal. “No es sorpresa observar prendas muy ajustadas, sobretodo leggins, vestidos o faldas muy cortas, blusas escotadas, blusas transparentes, medias de malla, jeans muy rotos, etc. He visto mujeres usando «animal print» exageradamente por gusto personal, pero ellas desconocen que este tipo de estampado y en grandes proporciones no es apropiado en la vestimenta profesional”, explica Navarro.

2 – Se visten de acuerdo a la moda

Muchas mujeres se ven atraídas por las tendencias de moda, sin embargo hay que entender que no todos estos estilos se verán bien en la oficina. Recordemos que la moda es pasajera: viene y va, así ha sido y siempre será. Expertos en el tema aseguran que el closet no debe estar lleno de prendas de última tendencia, sino de ropa que pueda combinarse de manera versátil; como dice el dicho: «De la moda lo que te acomoda». Muchas se preguntarán, entonces ¿qué hacer con la moda? Vanessa Garzón, modelo y asesora de imagen aconseja que las mujeres debieran usar prendas que favorezcan la silueta.

3 – Se olvidan de cuidar su pelo o llevan un tinte que no les favorece.

El caso de Diana: “Hace poco fui a un supermercado y me dio por comprar un tinte negro azul. Mi tez es blanca y mi color de pelo es rubio oscuro. Cometí el peor error de mi vida, pensando que me vería mejor. Cuando me lo apliqué y me vi en el espejo, estaba pálida, con las facciones muy marcadas y súper ojerosa.  A la semana fui a una peluquería, me decoloraron el pelo y se me dañó. Todo el mundo me decía que mi color natural se veía mejor. Por favor no comentan locuras” Ojo con los tintes. “Si quieres cambiar tu tono de pelo ve donde un colorista profesional que te asesore con respecto a tu tono de piel y color de ojos, así puedes lograr un buen tono y verte guapa y profesional al mismo tiempo.”, cuenta Navarro.

Y cuidado con acudir a la oficina con el pelo mojado o desarreglado. Es común observarlo, ¿por qué sucede? “Porque la mujer se confía en que si todo lo que usa se ve bien el cabello puede sacrificar arreglo. No es así”, enfatiza el asesor de imagen.

4 – Se maquillan en exceso y piensan que van a un evento social

El maquillaje en el trabajo debe ser de estilo ejecutivo. ¿Cuál es ese? Aquél que logra un terminado sutil, casi natural, aunque corrige imperfecciones en ojeras, usa pestañina, un poco de delineador, blush y labial tenue. Los ojos deben sobresalir con un arreglo elegante y no dramático. ¿Qué maquillaje es el que a veces se observa? Cejas muy marcadas, sombras muy oscuras y ojos muy delineados, pestañas postizas, exceso de blush y labiales muy llamativos (ideales para eventos de noche)”, explica David Navarro.

5 – No tienen claro que también hay que dar buen ejemplo  

No solo basta con verse bien físicamente. La forma en que te expresas con los demás es clave. “En el cuidado de los pequeños detalles está el gran poder de una imagen profesional femenina”, dice el experto en imagen. ¿Qué tal si decides no solo vestir bien, sino revestirte de afecto entrañable, bondad, humildad, amabilidad y paciencia como lo dice Colosenses 3:12?

Desconocen la forma de su cuerpo

Según Garzón, “es necesario conocer qué tipo de cuerpo tenemos”. Existen cinco formas:

Manzana o ovalado: El abdomen o cintura es mayor a los hombros o cadera. “Recuerda que tu imagen dice mucho, por eso es importante saber vestir bien. En muchos casos una asesoría puede funcionar para saber qué ropa queda mejor según el tipo de cuerpo, el tono de piel, si es fría o cálida, etc.”, explica la modelo.

Rectangular: Las medidas de los hombros son similares a la cadera y no hay mucha diferencia con la cintura.

Triángulo invertido: Los hombros son más anchos que el resto del cuerpo.

Triángulo o pera: Las caderas son más anchas que el resto del cuerpo.

Reloj de arena: Los hombros y la cadera son similares. La cintura es angosta.

Por: Jennifer Barreto – jennifer.barreto@revistahyc.com

Foto: Olga Zabegina –  Unsplash (Foto usada bajo Licencia Creative Commons)

Artículos relacionados

Dejar un comentario

¿Chatea con nosotros?