Restaurando la línea de vida

Por Norma Elizabeth Pinzón

¿Qué harías si te dijera que tenemos un plazo de siete años para restaurar el planeta? Luego de que varios informes científicos advirtieron la urgencia de tomar acciones para regular la huella de carbono en el planeta, se han dado a conocer varias iniciativas alrededor del mundo que buscan mitigar los impactos del cambio climático para restaurar la línea de la vida. Conócelos aquí.

El calentamiento global se ha convertido en un tema de conversación controversial. Hay quienes creen que no debemos preocuparnos demasiado y hay quienes llegan al extremo de creer que se acabará el mundo. Más allá de saber quién tiene razón, estudios e informes científicos ponen en alerta a los gobiernos de todo el mundo para tomar acciones concretas que puedan mitigar los impactos del cambio climático.

Uno de los proyectos que más ha tenido un gran impacto fue el Climate Clock (reloj climático) que tiene un conteo regresivo de 7 años con 72 días (y contando). Pero, ¿qué significa? Es el tiempo que queda para evitar que la temperatura de la Tierra alcance los 1.5 grados. Contrario a lo que muchos creen, no se trata de un reloj apocalíptico lleno de conspiraciones del fin del mundo, sino un llamado a los gobiernos y personas del común a tomar acción y ayudar al planeta a través de diferentes iniciativas antes de que sea demasiado tarde.

Este proyecto fue lanzado por primera vez durante la semana del clima en septiembre de 2020 e impulsado por científicos, artistas, educadores y activistas de todo el mundo para concientizar sobre el cambio climático. El reloj muestra una fecha límite (deadline) y tres líneas de vida (lifeline): el porcentaje de la energía mundial generada por fuentes renovables, la cantidad de tierras protegidas por pueblos indígenas y el dinero recaudado para el Fondo Verde del Clima. Por otro lado, la fecha límite muestra cuánto tiempo nos queda hasta que se agote el presupuesto de carbono, lo que conllevaría un aumento en las olas de calor, precipitaciones extremas y pérdida de los niveles de hielo global, así como el aumento de los niveles del mar.

El cambio climático es real

Más allá de saber la fecha límite exacta, uno de los objetivos del reloj es darle voz a los científicos que están advirtiendo los riesgos que corre el planeta, pues son silenciados y/o ignorados, como ocurrió con el científico e investigador de la Nasa, Peter Kalmus, quien fue arrestado el 6 de abril del 2022 por protestar frente a la inacción por el cambio climático.

“Estoy aquí porque los científicos no están siendo escuchados. Tomaré este riesgo por el futuro del planeta, por mis hijos. Nosotros hemos estado intentando advertirles por muchas décadas”, aseguró Kalmus luego de ser liberado por la policía. Su protesta hizo parte de la “rebelión de los científicos”, una actividad que reunió a más de 1.000 investigadores del planeta para alertar de la falta de acción global frente a la crisis planetaria. Así mismo, 200 organizaciones científicas de todo el mundo sostienen que el cambio climático ha sido causado por la acción humana.

El momento de actuar es ahora

Conforme pasa el tiempo, más urgente es la necesidad de hacer algo por el planeta. Si las tasas de emisiones globales continúan aumentando, nuestro presupuesto de carbono se agotará aún más rápido. No obstante, si actuamos y reducimos la huella de carbono, la línea de la vida prevalecerá. Esto requerirá transiciones importantes en el estilo de vida del hombre. Además, que haya un consumo consciente, se reutilice, recicle, minimicen los residuos, se ahorre agua y energía, etc. Lograr reducir las emisiones implicará que más países tengan proyectos de ley y acciones concretas que atenúen los efectos del cambio climático.

En Colombia, por ejemplo, se aprobó la Ley Acción Climática, el 22 de diciembre de 2021, donde se incluye que al año 2030 el país debe lograr la restauración ecológica de al menos un millón de hectáreas, alcanzar 600 mil vehículos eléctricos, reutilizar el 10 % de las aguas residuales, tener mínimo el 30 % de los mares y áreas continentales en protección o conservación, incorporar el cambio climático en la educación, entre otras acciones.

Iniciativas ambientales latinoamericanas

El consenso científico actual es que las personas y las naciones pueden actuar individual y colectivamente para reducir el ritmo del calentamiento global. Por eso, el Decenio de las Naciones Unidas sobre la Restauración de los Ecosistemas hizo una recopilación de 50 iniciativas del mundo que tienen como fin restaurar el planeta. A continuación, algunos proyectos disponibles en Latinoamérica.

1 – Estrategias Escalables para la Restauración Ecológica del Paisaje Perú. Restauración de 150 hectáreas de la Amazonía peruana para restablecer la conectividad forestal, en cooperación con comunidades locales e indígenas.

2 – Communitree Carbon Program. Nicaragua. Restauración de bosques con pequeños agricultores, con la plantación de más de 10 millones de árboles nativos.

3 – Acción Andina Perú. Iniciativa de restauración forestal que tiene como objetivo restaurar 500.000 hectáreas de ecosistemas de bosques altoandinos durante 25 años.

4 – PROCOREEF Colombia. Restauración de los arrecifes coralinos de Isla Fuerte, en el Mar Caribe, fundamentales para la biodiversidad y el sustento de las comunidades pesqueras.

5 – Proyecto Conservador Das Águas Brasil. Restauración forestal con la protección de los recursos de agua dulce en la cuenca del río Jaguarí.

6 – Manejo Forestal Sostenible para la Conservación y Restauración del Ecosistema Amazónico Ecuador. Restauración de ecosistemas amazónicos cruciales, para la conservación de la biodiversidad y la protección del patrimonio natural.

La responsabilidad del hombre con la creación

2 Timoteo 3:1-5 nos advierte que vendrán tiempos difíciles, donde el hombre se llenará de egoísmo y avaricia, y querrá sentirse dueño de todo lo que hay en la Tierra, sin pensar en las consecuencias. Por eso, una de las grandes problemáticas del cambio climático es el mismo hombre. Aunque existan iniciativas, estudios científicos y relojes climáticos, no veremos un cambio si el hombre no cambia su pensamiento extractivista.

No olvidemos que Dios creó la tierra y la puso a cargo del hombre (Génesis 1:28 1). Cada acción que el ser humano realice debe ser guiada por Dios. Él promueve todas las actividades humanas e ideas que obren en armonía con Su voluntad. Incluso, la Biblia habla del uso prudente de los recursos forestales y su conservación (Deuteronomio 20:19-20). Sin embargo, Dios no va a dejar que los humanos sigan destruyendo el planeta (Apocalipsis 11:18). Así que debemos estar alertas a la realidad del cambio climático y proteger uno de los regalos de Dios más importantes: la vida.

Por: Norma Pinzón –  norma.pinzon@revistahyc.com

Fotos: Cortesía PROCOREEF Colombia

Artículos relacionados

Dejar un comentario

¿Chatea con nosotros?