Emprender también es para jóvenes

Por Norma Elizabeth Pinzón

Si emprender nos permite llevar a la realidad algún proyecto soñado, ¿por qué no empezar cuando somos jóvenes? El emprendimiento juvenil está tomando fuerza gracias a la pasión, determinación y energía que caracterizan a muchos jóvenes, animándolos a tener ideas innovadoras con cosas que les apasiona para construir su futuro.

307.679 empresas fueron creadas en Colombia durante el 2021. Una gran cifra luego de pasar por una pandemia que paralizó la economía del mundo. Aunque hubo muchos retos para lograr reactivar la economía, muchos jóvenes entre los 18 y 32 años se sienten motivados creando negocios y marcando una diferencia en el mundo, tal como expresa el informe Global Entrepreneurship Monitor, que evalúa la actividad empresarial de 150 países.

“Las personas más jóvenes generalmente tienen más energía y pueden estar más cerca de mercados emergentes y tecnologías. También están más preparados para asumir riesgos, ya que tienen menos que perder y, si el negocio fracasa, aún pueden tener una carrera larga y exitosa por delante”, se lee en el informe que además evidenció que los países con más actividad empresarial juvenil son República Dominicana, Sudán, Guatemala, Chile y Canadá.

En Colombia, la situación no es tan buena. 72 % de los jóvenes colombianos consideran que en el país es muy difícil emprender. Un sondeo hecho por la Universidad del Rosario, la Fundación Hanns Seidel, Cifras y Conceptos y El Tiempo concluyó que la falta de recursos económicos propios (58 %), la falta de fomento del Gobierno a los emprendimientos (35 %) y la formalización del emprendimiento (18 %) ha dificultado el trabajo para los jóvenes.

No obstante, se están creando proyectos para fortalecer el emprendimiento juvenil como por ejemplo, el nuevo programa educativo “CEmprende Junior al cole” del Ministerio de Comercio e INNpulsa que busca capacitar a 4 mil jóvenes del país.

Desempleo juvenil, ¿una prueba para superarse?

En la pandemia, los jóvenes fueron los más afectados en términos de empleabilidad. El DANE informó que la tasa de desempleo juvenil se ubicó en 23,3 %, lo que equivale a 1,58 millones de personas. A pesar de los muchos esfuerzos por conseguir un trabajo estable, los jóvenes prefieren crear sus empresas y superar las tasas de desempleo en Colombia.

El Consejero Presidencial para la Juventud, Juan Sebastián Arango, en un evento nacional expresó que “se necesita cambiar los modelos culturales para reducir los niveles de desempleo juvenil. Los jóvenes hoy están apelando a sus pasiones y habilidades para construir proyectos de vida sostenibles en el tiempo, y en eso es en lo que hemos venido trabajando desde el Gobierno Nacional”. Arango también resaltó que sigue siendo necesario estudiar carreras profesionales, y que los jóvenes sean apoyados por sus familias y los gobiernos en lo que les apasiona. “Necesitamos apoyarlos con lo que los mueve y los hace felices, pero, además, con lo que está demandando el mercado laboral”.

Pasión para emprender

Natalia Hurtado es una joven emprendedora del grupo tMt de la iglesia Casa Sobre la Roca,que se animó a crear un emprendimiento de algo que ama: los rollos de canela. Con el apoyo de su familia, especialmente de su hermana Gabriela, creó un producto deseado y llamativo a través de las redes sociales. “La idea surgió de mi amor por los rollos de canela, toda mi vida me han gustado y durante un tiempo realicé un curso de pastelería, así que con la práctica y probando diferentes recetas salió la nuestra. Al inició los empecé a vender solo en la universidad, pero a finales de 2020, mi hermana me animó a que empezáramos a vender los rollos de canela de forma más seguida, entonces me ayudó a crear una cuenta en Instagram y juntas empezamos a darnos a conocer”, comparte Natalia, creadora de “Qué Rollo”, con Hechos&Crónicas.

Hay muchos jóvenes como Natalia y Gabriela, que motivados por algo que les apasiona han creado ideas de negocio que son reconocidas gracias al voz a voz y a las redes. “Como todo emprendimiento iniciar no siempre es sencillo. Es necesario salir a buscar y darse a conocer, no tener miedo de recibir un “no” por respuesta, sino más bien animarse a seguir buscando. Con el tiempo, nuestros amigos nos fueron apoyando y ellos nos daban también a conocer con otros. También iniciamos a crear alianzas con cafeterías y empresas con las cuales actualmente continuamos y hemos crecido”.

A veces lo más difícil de emprender es dar el primer paso, perder dinero, o fracasar, por eso, un consejo que Natalia le daría a un joven es “no tener miedo a fracasar, el fracaso es lo que nos lleva al éxito, solo tratando una y otra vez es como mejoramos”, comparte Hurtado.

“Seguramente en el proceso habrá dificultades con dinero o con personas pero la clave es no rendirse. A Dios le doy las gracias por ayudarme a no darme por vencida. Ha habido ocasiones en las que no quiero seguir pero Él me ha dado la Palabra para continuar, aprender de esas situaciones, mejorar y dejarlo todo en Sus manos”.

Emprender sin temor

Como jóvenes es normal dudar y tener miedo de arriesgarse, pero como en cualquier área de nuestra vida, también necesitamos de Dios para superar esos temores y emprender. Luz Ángela Vásquez, psicóloga consultora de Casa Sobre la Roca, compartió con Hechos&Crónicas que “Aunque sientas temor o te digan, “no”, te puedes fortalecer y pensar más bien ¿qué me faltó? ¿Cómo puedo aprovechar esto para mejorar? Hay que mantener esa relación con el Señor permanente, porque él nos da fuerza cuando estamos en el suelo, la que nos levanta, la que nos dice que lo intentemos otra vez, que no nos cansemos de hacer el bien”.

Es cierto que en el emprendimiento hay que sortear muchas cosas, no solo dificultades del entorno sino también dificultades internas. Por eso, Luz Ángela Vásquez explica que “tenemos que aprender a controlar nuestros pensamientos, no dejar llegar ese bombardeo de temor porque sabemos que ese espíritu de temor no viene de parte de Dios, sino de parte del enemigo. En 2 Timoteo 1 dice que Dios no nos ha dado espíritu de cobardía, sino de poder, amor y dominio propio. Entonces uno se puede empoderar a través de la Palabra”.

La psicóloga también recomienda leer Nehemías para empezar a emprender. “Nehemías es un libro que a uno le sirve mucho para el tema de emprendimiento, porque él tenía un propósito, tenía una misión. En el emprendimiento, él tendría que haberse puesto al día primero con el Señor. Es muy válido pedir ayuda a la gente que sabe, a especialistas, ver cómo ellos lo vienen haciendo, incluso utilizar todas las herramientas gratis que hay hoy en la tecnología, pero lo más importante es pedirle a Dios que lo acompañe a uno en ese emprendimiento”.

Por: Elizabeth Pinzón – norma.pinzon@revistahyc.com

Foto: Bruce Mars – Unsplash (Foto usada bajo Licencia Creative Commons)

Artículos relacionados

Dejar un comentario

¿Chatea con nosotros?