No vivas en modo incógnito

Por Jennifer Barreto

¿Eres de aquellos que activa el “modo incógnito” para ocultar lo que haces cuando nadie te ve?

Antes de continuar, te explicaré qué es el “modo incógnito”. Se trata de una ventana que puede activarse con facilidad en computadores, tablets y celulares con el fin de evitar que otras personas accedan a tu navegación.

Según Google, cuando se abre una ventana en modo privado o incógnito, se crea una sesión de navegación en secreto, es decir que no se guardará en el dispositivo el historial de lugares que visitaste, cookies, datos del sitio, ni la información que hayas ingresado en formularios. Esto significa que tu actividad no aparecerá en el historial de navegación, si otra persona llegara a usar tu dispositivo.

Así como sucede con los computadores o celulares, muchos activan el modo privado en sus vidas para que supuestamente nadie se dé cuenta de lo que se hace en secreto.

El caso de Miguel…

A sus 30 años era el más querido de todos. Era sobresaliente en su trabajo, se destacaba por ser un gran esposo, servía con fervor en la iglesia, y ante los ojos de sus familiares y amigos, Miguel era un ejemplo a seguir. Sin embargo, nadie sabía que cuando quedaba solo en casa, su vida la activaba en modo incógnito.

“Cuando mi esposa salía a hacer una vuelta, algo en mí me impulsaba a hacer cosas prohibidas. A veces me encerraba en mi cuarto o en el estudio y me metía a donde no debía. Consultaba páginas de pornografía, veía perfiles de mujeres desnudas, me metía a sitios para consultar mi futuro, hacía apuestas y llevaba una vida oscura. El modo incógnito fue mi preferido durante varios años.

Un día no me di cuenta que mi esposa estaba en casa, me pilló viendo cosas indebidas. Me sentí horrible, quería desaparecer. Recuerdo que me preguntó varias cosas y la fácil, fue responder con mentiras. Mi matrimonio entró en crisis, pero fue Dios quien usó a mi esposa para sacar todo a la luz. Lo más horrible fue ser consciente de mi error. Fui un miserable, pero Dios me rescató y me liberó de vivir en doble vía”; cuenta este joven a Hechos&Crónicas.

Di adiós al modo incógnito

Una cosa es saber guardar un secreto y otra, es vivir en secreto haciendo lo que no agrada a Dios. Un estudio de 2017 publicado en el Journal of Personality and Social Psycology, encontró que una  persona esconde alrededor de 13 secretos en un momento dado. Y ¿qué reacción tiene el ser humano ante esto?

Según los hallazgos revelados, tener algo oculto disminuye la felicidad, produce ansiedad, estrés, dolores de cabeza y de estómago, tensión muscular e insomnio. Además es frecuente ver que aquellos que mantienen algo en lo oculto, pierden la paciencia con rapidez y se ponen a la defensiva.

Otra investigación realizada por neurocientíficos y publicada en la revista Forbes, considera que biológicamente es mejor confesar los secretos, ya que aferrarse a ellos pone al cerebro en una posición incómoda y comprometida.

Lo oculto siempre sale a la luz

No hay nada encubierto que no llegue a revelarse, ni nada escondido que no llegue a conocerse. Así que todo lo que ustedes han dicho en la oscuridad se dará a conocer a plena luz… Lucas 12:2-3a.

Muchos creen que pueden vivir en modo incógnito sin que nadie los descubra y no es así. La misma Biblia nos afirma que tarde o temprano lo oculto saldrá a la luz así como le pasó a Miguel.

Este versículo de Lucas no es una amenaza sino una exhortación a hacer lo bueno. Es momento de decidir vivir en integridad, pues pocas cosas son más saludables para la mente, el alma y el corazón, que ir a la cama con una conciencia tranquila sin tener nada oculto ante los ojos de Dios quien nos ve y vigila todo el tiempo.

Aquel que no tiene nada que ocultar y es siempre congruente con sus valores y principios, tendrá buena salud mental, agradará a Dios y vivirá en completa paz.

Si tienes algo oculto en tu vida, no esperes que sea demasiado tarde para confesarlo, recuerda que la verdad nos hace libres. Toma hoy la decisión de vivir en santidad.

Por: Jennifer Barreto – jennifer.barreto@revistahyc.com

Foto: Archivo Revista Hechos&Crónicas 

Artículos relacionados

1 comentario

Ricardo Mendoza 4 de agosto de 2022 - 13:55

Hola, quiero agradecer mucho el mensaje, llega a mi vida en un momento muy oportuno; estoy atravesando por dificultades en mi vida y a veces siento que quiero vivir en incógnito. No quiero alejarme de Dios por mis pecados y por el contrario quiero que él me ayude a vivir en santidad. Por favor si pueden orar por mi se los agradecería muchísimo.

Reply

Dejar un comentario

¿Chatea con nosotros?