Niños víctimas inocentes en los conflictos mundiales

Por Revista Hechos&Crónicas

A través de la historia, los niños han sido blanco de violencia, masacres, agresión de las guerras, enfrentamientos políticos, terrorismo, fanatismo y reclutamiento. Homicidios, violencia sexual, secuestro, ataques contra escuelas y otras atrocidades son noticia de cada día.

Estos acontecimientos a través de la historia se han convertido en uno de los temas de mayor preocupación e inquietud en el mundo. Por esta razón, el 19 de agosto de 1982, la Asamblea General de Naciones Unidas, bajo la Resolución ES-7/8, decidió conmemorar el 4 de junio de cada año, como “Día Internacional de los Niños Víctimas Inocentes de Agresión”, con el propósito de “reconocer el dolor que sufren los niños en todo el mundo que son víctimas de maltratos físicos, mentales y emocionales. Este día también reafirma el compromiso de las Naciones Unidas de proteger los derechos del niño. La nueva agenda mundial de desarrollo sostenible está centrada en poner fin a todas las formas de violencia contra los niños para asegurarles un mejor futuro, por lo que exige: poner fin al maltrato, la explotación, la trata y todas las formas de violencia y tortura contra los niños”.

Agresión a los niños del pueblo de Dios

En la antigüedad, la primera mortandad de niños fue en la época de la esclavitud en Egipto, por parte del faraón: El faraón, por su parte, dio esta orden a todo su pueblo:

—¡Tiren al río a todos los niños hebreos que nazcan! A las niñas, déjenlas con vida. Éxodo 1:22.

La segunda matanza de Inocentes, es relatada en el Nuevo Testamento, en el momento del nacimiento del Señor Jesús, cuando los sabios fueron a visitarlo a Belén: Cuando Herodes se dio cuenta de que los sabios se habían burlado de él, se enfureció y mandó matar a todos los niños menores de dos años en Belén y en sus alrededores, de acuerdo con el tiempo que había averiguado de los sabios. Mateo 2:16.

Realidad en el mundo invisible

No hay una razón ni fuerza en la naturaleza que explique lo que sucede en el mundo natural, tanta violencia y agresión. Philip Yancey, escritor norteamericano, en su libro: “Rumores de otro mundo”, escribe: Al leer las epístolas de Pablo, siento que para él había una realidad más importante y más confiable que el mundo invisible…Pablo presenta el desafío cristiano en palabras inequívocas: Nuestra lucha no es contra seres humanos, sino contra poderes, contra autoridades, contra potestades que dominan este mundo de tinieblas, contra fuerzas espirituales malignas en las regiones celestiales. Efesios 6:12-18.

Tales pasajes solían avergonzarme. Yo no tenía ni idea de qué hacer con ellos. Como niño de la era moderna, me las arreglaba para encontrarle alguna explicación de la cuestión de “potestades” sobrenaturales, incapaz de tragarme el concepto de un mundo por espíritus invisibles. Sin embargo, he cambiado por la sencilla razón de que mis instintos reduccionistas no tomaban en cuenta la maldad que nos rodea. Tuve una conversación con Bob Seiple, entonces presidente de la organización de ayuda Visión Mundial, después de su regreso de Ruanda en la época de las masacres en esa nación. Parado en un puente vio miles de cuerpos flotar en un río escarlata por la sangre de aquellos. Miembros de la tribu hutu habían cortado a machetazos casi un millón de tutsis… Seiple parecía bastante impresionado. “Esto  fue una crisis de fe para mí”, dijo.

United Nations Photo – Isaac Billy

Países donde los niños sufren más violencia

 Según la UNICEF, son más de 230 millones de niños (1 de cada 10), que viven actualmente en zonas afectadas por estos flagelos, en países como:

Siria: 14 millones en intensos combates. 5,6 millones situaciones de extrema pobreza desplazamiento y estado de sitio. 2 millones se ven obligados a vivir como refugiados en Líbano, Jordania, Irak, Turquía, Egipto y otros países del norte de África.

Nigeria: Los ataques de grupos armados provocan que más de 1 millón de personas en el noreste hayan tenido que huir de sus hogares. Menores han sido utilizadas para detonar bombas o cinturones con explosivos en lugares concurridos como mercados y estaciones de autobuses.

Yemen: El grave conflicto que vive el país pone en peligro la vida de casi 8 millones de niños. 153 Han muerto desde que comenzaron los bombardeos y 260 niños han quedado mutilados. Están siendo reclutados por grupos armados. Los enfrentamientos han cerrado las escuelas de muchas poblaciones y han dejado sin educación a 1,83 millones de niños.

República Centroafricana: Después del inicio del conflicto, 2,7 millones sufren las consecuencias de esta crisis. Los niños son obligados a servir como combatientes, utilizados con fines sexuales y a trabajar como cocineros, mensajeros y en otras funciones.

Sudán del Sur: Cerca de 113 mil niños han sido reclutados por grupos armados de ambas partes y 200 mil han quedado por fuera de la escuela. 1 de cada 3 niños sufre desnutrición en las zonas más castigadas por la violencia.

Lo importante no es poner en duda la fe, sino entender que la batalla no es contra seres humanos, sino contra seres espirituales, pues con la caída del hombre, llegó el mal a la tierra, concediéndoles a Satanás y sus demonios el dominio sobre el mundo y una de sus intenciones es acabar con los seres más frágiles y vulnerables, los niños. Muchos creyentes no quieren oír hablar de este tema ni tomar parte en esta batalla espiritual, mientras tanto el enemigo sigue moviéndose a sus anchas.

“Es conveniente y aconsejable evitar que los demonios hagan presa de la infancia, porque los niños son las principales víctimas de la acción satánica”, Darío Silva-Silva.

Por: Hilda Cristina López – forjatalentos@gmail.com

Fotoz: United Nations Photo – UN Photo/Yutaka Nagata  – UN Photo/Isaac Billy 

Artículos relacionados

Dejar un comentario

¿Chatea con nosotros?