“Nunca debe ser un crimen llevar a alguien a la iglesia”

por David Bernal

Han pasado varios meses después de la entrada en vigencia de la Ley SB 1718, impulsada por el gobernador de la Florida Ron DeSantis, y que es considerada la ley más dura contra los inmigrantes en todo Estados Unidos. Diversas iglesias y comunidades religiosas han alzado su voz de protesta contra esta ley, ya que estas consideran que dicha normatividad viola y asalta la libertad religiosa.

“La legislación que firmé otorga a Florida las leyes contra la inmigración ilegal más ambiciosas del país, luchando contra las políticas imprudentes del gobierno federal y asegurando que los contribuyentes de Florida no paguen la factura de la inmigración ilegal”, señaló el gobernador de la Florida, Ron DeSantis, al firmar esta nueva normatividad.

La Ley SB 1718 busca endurecer las leyes migratorias para las personas que no cuentan con la autorización oficial para permanecer y trabajar en todo el estado de la Florida en los Estados Unidos. Entre los aspectos a destacar en esta nueva normatividad con el inmigrante se encuentran:

– Obliga a todas las empresas a verificar el status migratorio de todos los empleados, así como los documentos que les permiten trabajar legalmente en el estado.

– Prohíbe el uso de permisos de conducción válidos en otros estados por indocumentados dentro del estado.

– Modifica las normas para compartir información sobre pacientes indocumentados en hospitales y centros médicos.

– Obliga a los hospitales y centros médicos a obtener información migratoria de los pacientes y dicha información es remitida a las autoridades.

– Aumenta las multas y penas de prisión para quienes empleen a inmigrantes indocumentados. Igualmente, establece el uso obligatorio del programa federal E-Verify y establece auditorías aleatorias de las empresas y trabajadores.

– Impone severas penas de cárcel a los extranjeros que utilicen a sabiendas documentación falsa.

– Tipifica como un delito grave de segundo grado, punible con hasta 15 años de prisión, viajar en un automóvil a través de las fronteras estatales con una persona indocumentada.

El gobernador de la Florida, Ron DeSantis, firmando la Ley SB 1718 en mayo del 2023. Foto: Prensa Oficina del Gobernador de la Florida.

Según Jesús Reyes, abogado experto en inmigración en Miami, esta nueva ley “propone criminalizar la estancia indocumentada y a todos los residentes de Florida, no solo a quienes abran su casa, negocio, vehículo o lugar de culto a una amplia categoría de inmigrantes”.

Ley SB 1718 ¿Ataque contra la libertad religiosa?

Las Sagradas Escrituras son claras en cuanto al trato que se debe tener con los extranjeros y los inmigrantes. En Levítico 19:33-34 se ordena al pueblo de Dios: Cuando algún extranjero se establezca en el país de ustedes, no lo traten mal. Al contrario, trátenlo como si fuera uno de ustedes. Ámenlo como a ustedes mismos, porque también ustedes fueron extranjeros en Egipto. Yo soy el Señor y Dios de Israel. En esta misma línea, en Deuteronomio 24:17a vuelve a insistir en la misericordia y ayuda con el extranjero: No le niegues sus derechos al extranjero ni al huérfano.

En los cuatro Evangelios podemos leer que el propio Jesús fue un inmigrante, José y María con el niño Jesús aún en brazos tuvieron que trasladarse forzosamente a Egipto (potencia de la época) para poder salvar sus vidas, como se narra en Mateo 2:13-15:

Cuando ya se habían ido, un ángel del Señor se le apareció en sueños a José y le dijo: «Levántate, toma al niño y a su madre, y huye a Egipto. Quédate allí hasta que yo te avise, porque Herodes va a buscar al niño para matarlo». Así que se levantó cuando todavía era de noche, tomó al niño y a su madre, y partió para Egipto, donde permaneció hasta la muerte de Herodes. De este modo se cumplió lo que el Señor había dicho por medio del profeta: «De Egipto llamé a mi hijo».

La Guardia Costera Intercepta un barco migrante al suroeste de Key West, Florida, el 8 de julio de 2022. Foto: Guardia Costera Estados Unidos

No hay duda que ayudar y acoger al inmigrante son principios bíblicos fundamentados en la Biblia y la vida de Jesús, por lo que castigar la ayuda y misericordia hacia la población inmigrante es una violación clara de los principios cristianos y de la libertad religiosa.

Gary Shultz Jr., pastor principal de la Primera Iglesia Bautista de Tallahassee, explicó en un foro realizado por la Mesa Evangélica de Inmigración que: “Como cristianos, se nos ordena amar a nuestro prójimo como a nosotros mismos, y eso incluye a los inmigrantes que Dios trae a nuestro estado. Estamos llamados a satisfacer no solo las necesidades espirituales, sino también las necesidades físicas, como alimentos, ropa, atención médica, asistencia financiera y transporte. Si este proyecto de ley se promulgara, colocaría a los cristianos y las iglesias de Florida en una decisión insostenible, teniendo que decidir entre obedecer los mandatos bíblicos o enfrentar sanciones penales por mostrar compasión bíblica”.

Evangélicos piden no criminalizar la ayuda al inmigrante

El pastor Samuel Rodríguez, presidente de Conferencia Nacional de Liderazgo Cristiano Hispano, aseveró en una columna de opinión escrita para la revista Newsweek que esta ley no es la solución: “Comparto las preocupaciones de los legisladores sobre la inmigración ilegal, pero este proyecto de ley en particular no es la solución. Los borradores iniciales criminalizan las funciones básicas de las iglesias locales, poniendo en peligro la libertad religiosa. Y al alejar al numeroso y creciente electorado latino de la Florida, tiene el potencial de poner en peligro las victorias a largo plazo a favor de la vida, de la familia y de la libertad religiosa ganadas con tanto esfuerzo”, sostiene Rodríguez, quién dirige la Asociación de Evangélicos Latinos más grande de los Estados Unidos.

Por otro lado, distintas voces se han unido en contra de esta ley. Desde organizaciones no gubernamentales en pro de los inmigrantes pasando por líderes y organizaciones cívicos y por distintos pastores y líderes religiosos evangélicos y católicos.

World Relief, una organización cristiana evangélica que en alianza con 6.000 iglesias en todo el mundo busca dar soluciones a los problemas sociales como la migración ilegal, considera que la ley SB 1718 es una grave amenaza contra la libertad religiosa así como un obstáculo significativo para la labor de las iglesias.

“La ley de inmigración SB 1718 podría inhibir significativamente la capacidad de las iglesias, los ministerios cristianos y otras instituciones e individuos motivados por sus creencias religiosas para ministrar libremente, lo que vemos como una grave amenaza a la libertad religiosa. Nunca debe ser un crimen llevar a alguien a la iglesia”, dijo Myal Greene, presidente y director ejecutivo de World Relief, en un foro realizado por la Mesa Evangélica de Inmigración.

En ese sentido, “Los funcionarios electos están cometiendo un error, moral y estratégicamente, al aplicar una legislación dura contra los inmigrantes, especialmente cuando llegan a criminalizar elementos básicos del ministerio de la iglesia en el proceso. Las encuestas muestran consistentemente que los evangélicos, incluidos los evangélicos latinos, quieren fronteras seguras, pero también quieren que todas las personas sean tratadas con humanidad y que los inmigrantes indocumentados tengan la oportunidad de hacer las cosas bien y obtener la ciudadanía estadounidense”, señaló Gabriel Salguero, Pastor en la iglesia The Gathering Place en Orlando y Presidente de la Coalición Evangélica Nacional Latina.

Creyentes, líderes y pastores cristianos reunidos en el movimiento “Evangélicos for Justice” se manifestaron en contra de la ley antiinmigración al frente del Capitolio de Florida en marzo del 2023.

¿La ley de los hombres contra la ley de Dios?

Aunque aún es prematuro analizar de fondo los posibles impactos de esta normatividad, ya se pueden contar por miles las personas que se han trasladado a otros estados para continuar con su vida en los Estados Unidos. Desde antes del trámite de esta ley, cientos de inmigrantes indocumentados habían abandonado sus familias, trabajos y hasta su iglesia debido al temor por los alcances y consecuencias penales derivadas de esta ley.

Igualmente, organizaciones y voluntarios cristianos de ayuda al migrante han comenzado a tomar medidas que van desde expresado de diversas formas su preocupación frente a esta nueva ley, que no solo limita la ayuda al inmigrante sino que también obstaculiza el cumplimiento de los principios bíblicos en cuanto a la misericordia y auxilio de los extranjeros indocumentados.

Hoy más que nunca es necesario tomar medidas contra la migración ilegal, sin embargo, estas soluciones no deben pasar por derechos como libertad religiosa o sobre deberes como ayudar al prójimo, debe estar enfocada en solucionar el problema, más allá de cualquier cálculo y beneficio político, mas no en atacar a los indocumentados y mucho menos a quienes están dispuestos a tender una mano en medio de tanto sufrimiento y necesidad. Detrás de cada inmigrante hay una historia, una necesidad y una oportunidad para salvar su vida y su familia.

Por: David Bernal – David.bernal@revistahyc.com

Fotos: Archivo particular. 

Artículos relacionados

Dejar comentario

Are you sure want to unlock this post?
Unlock left : 0
Are you sure want to cancel subscription?
¿Chatea con nosotros?