¡Alerta, es Diciembre!

por Revista Hechos&Crónicas

Las festividades de diciembre son para algunos una época donde la unión familiar, el amor y la alegría es el común denominador en medio de las celebraciones que festejan el nacimiento de Jesús y la llegada de un nuevo año. Sin embargo, para otros son días donde las muertes violentas, riñas y quemados saltan a la orden del día en ciudades y municipios.


La historia colombiana tiene un capítulo muy antiguo y oscuro donde las fiestas decembrinas se transformaron en uno de los episodios de violencia más sanguinarios del sur de Colombia y que es conocido como “La Navidad Negra”.

El artículo “Qué fue la “Navidad negra” de Colombia (y qué tuvo que ver Simón Bolívar en ella)” escrito por el periodista Boris Miranda y publicado por la BBC Mundo, recoge como este momento histórico marcó la cultura e identidad de todo un municipio para siempre. El autor describe como por diversas causas políticas, religiosas e intereses personales se dio inicio a esta tragedia que dejó medio millar de muertos y más  1.000 desplazados el 24 de diciembre de 1822.

Diversas fuentes históricas señalan que en esta fecha fueron asesinados hombres, mujeres y niños de las formas más violentas y grotescas posibles por soldados patriotas que actuando bajo órdenes indirectas de Bolívar dejaron una estela de muerte en Pasto. Los pastusos e indígenas sufrieron desde torturas, degollamientos, saqueos, fusilamientos hasta abusos sexuales y desplazamientos forzados.

“Este episodio de violencia no ocurrió en ninguna otra parte de Nueva Granada (territorio que después de las independencias se convertiría en Colombia) y por eso se quedó dentro de la identidad cultural del pueblo pastuso. Lo que hace singular su caso es que lo sucedido hace parte muy importante de la memoria histórica de la ciudad”, explica el historiador Felipe Arias en el artículo de la BBC.

En la actualidad, la violencia y derramamiento de sangre no es el mismo pero sigue dejando una estela de muerte durante las fiestas de navidad y año nuevo.

Muerte, riñas y quemados, el balance de la navidad

Según el mapa de homicidios en Colombia, elaborado por el Centro de Análisis de Datos, (DELFOS) de la Universidad Externado De Colombia y elaborado con datos de la Policía Nacional, se registraron 1.204 homicidios durante diciembre del 2022.

La Policía Nacional reportó que durante la navidad de este mismo año, tan sólo en Bogotá se presentaron nueve muertos y 23 heridos, cuatro de ellos el 24 de diciembre y cinco durante el 25 de diciembre. En el departamento de Antioquía se presentaron 15 homicidios entre el 24 y 25 de diciembre, según el Sistema de Información de Seguridad y Convivencia (SISC) y en Cali en los primeros 15 días de diciembre fueron asesinadas 49 personas, 11 más que en el 2021.

En el tema de las riñas, la Policía informó que se presentaron 14.373 riñas en distintas regiones del país, 4.033 por violencia intrafamiliar y 1.326 riñas entre vecinos, 1.406 riñas derivadas de la ingesta excesiva de licor, además de otros motivos.

Asimismo, El Instituto Nacional de Salud informó que al 26 de diciembre del 2022 se reportaron más de 105 casos de personas quemadas por pólvora.

Estas cifras tan solo son un brochazo de lo que sucedió en algunas regiones y ciudades del país y permiten concluir que Navidad y Año Nuevo son tiempos donde la mortalidad y las peleas se vuelven más frecuentes entre los  colombianos.

Romper la maldición

Datos de la Policía Nacional concluyen que los homicidios se redujeron 33% en el 2022 con respecto a los datos del 2021. Y a pesar de que este fue un balance “positivo”, estas cifras deben mejorar para el cierre del año 2023.

No es posible que en diciembre, época de unión y amor familiar por las fiestas, sea uno de los meses donde más homicidios y riñas suceden en todo Colombia. Desde las épocas de la independencia, los colombianos se matan entre sí cuando deberían estar celebrando la vida a través del nacimiento de Jesús y es por esto, que se deben romper estos ciclos de violencia y muerte para llegar a ser un país en paz.

Las Sagradas Escrituras ordenan en Romanos 12:17-18: No paguen a nadie mal por mal. Procuren hacer lo bueno delante de todos. Si es posible, y en cuanto dependa de ustedes, vivan en paz con todos. Esto incluye la familia, los vecinos y el prójimo.

Diciembre es una época festiva en donde conmemoramos al príncipe de paz, por lo que debe ser un tiempo lleno de paz, perdón y reconciliación. Es  un tiempo donde se cierra el año y se comienza una nueva etapa llena de emociones, nuevos comienzos y donde surgen metas y sueños por cumplir en el año nuevo, por eso a la hora de celebrar tenga en cuenta estas recomendaciones:

– Ponga todo, absolutamente todo, en manos de Dios: Navidad y Año Nuevo son tiempos donde las emociones y el sentimiento están presentes en todos y en casi toda situación. Por eso antes de empezar a organizar y al iniciar su reunión o plan decembrino, tómese el tiempo de orar por su familia, amigos y conocidos. Igualmente, ore y alabe a Dios antes de cada evento, viaje, salida o reunión y siempre tenga presente que Dios tiene el control de todo y nada ni nadie está por encima del Dios Todopoderoso.

No se preocupen por nada; más bien, en toda ocasión, con oración y ruego, presenten sus peticiones a Dios y denle gracias. Y la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento, cuidará sus corazones y sus pensamientos en Cristo Jesús. Filipenses 4:6-7

Haga todo lo posible por estar bien con todos: Diciembre es un momento perfecto para “poner en orden la casa”, es así como el perdón y la reconciliación deben ser la meta perfecta para cerrar el año. Si tiene algún problema o malentendido con alguien busque la forma de solucionarlo mediante el diálogo, el reconocimiento de los errores y arrepentimiento y la aclaración de cualquier malentendido. No permita que nada ni nadie le quite la paz, recuerde que el amor echa fuera todo temor (1 Juan 4:18).

No le dé espera a este asunto, si es posible busque la forma de reconciliarse antes de las fechas de Nochebuena y Año Nuevo, para que así la reunión familiar o entre amigos sea más amena y llena de amor y paz que es el objetivo de las fiestas.

Por lo tanto, si estás presentando tu ofrenda en el altar y allí recuerdas que tu hermano tiene algo contra ti, deja tu ofrenda allí delante del altar. Ve primero y reconcíliate con tu hermano; luego vuelve y presenta tu ofrenda. Mateo 5: 23-24

– Evite el consumo de bebidas embriagantes y el uso de pólvora: En estas épocas suele aumentar el consumo de bebidas alcohólicas en los hogares colombianos  y este suele ser uno de los principales causantes de riñas y muertes en diciembre, así que evite al máximo el consumo de alcohol y si lo va a hacer, hágalo con moderación y sin caer en los excesos.

En cuanto a la pólvora, en diciembre se presenta un aumento considerable de quemados  y heridos por el manejo de la pólvora, así que sáquela de su celebración. Si quiere disfrutar de espectáculos pirotécnicos, asista a eventos donde esto se realice de forma segura, que estén autorizados por las autoridades y que sea operado por expertos.

Recuerde que la Nochebuena y el Año Nuevo son celebraciones a la vida de Jesús y es un recordatorio de su obra y ministerio en la tierra, por eso hónrelo poniendo en práctica sus mandamientos y ordenanzas con respecto al amor a Dios, al prójimo y la vida.

¿De quién son los lamentos? ¿De quién los pesares? ¿De quién son los pleitos? ¿De quién las quejas? ¿De quién son las heridas gratuitas? ¿De quién los ojos morados? ¡Del que no suelta la botella de vino ni deja de probar licores! Proverbios 23:29-30.

Foto: Policía Nacional de Colombia. 

Artículos relacionados

Dejar comentario

Are you sure want to unlock this post?
Unlock left : 0
Are you sure want to cancel subscription?
¿Chatea con nosotros?