Branding, clave para una empresa con propósito

Por Revista Hechos&Crónicas

¿Quieres que tu marca tenga un propósito que vaya más allá de lo material? Hoy los clientes ya no son impactados por el producto sino por lo que tu marca inspira y transmite. El branding ahora te permite entender cuáles son las creencias, motivaciones y comunidades que rodean a tu empresa.

La identidad de muchas empresas está cambiando y esto se debe porque los seres humanos estamos en constante cambio. Los perfiles del target (público objetivo) ya no se miden por su edad, sexo o lugar, sino por sus inquietudes, comportamientos y actitudes, es decir, ya no estamos llegando a las cosas externas de nuestro cliente, sino a su interior. Un ejemplo de esto es Nike, que no vende zapatillas a jóvenes de 20-35 años, sino a personas que sientan la necesidad de “superarse y estar en forma”.

En un informe de Branding Brandemia, el 71 % de las personas entrevistadas, entre empresarios y expertos, considera que este 2022 aumentará el número de las grandes marcas que renovarán su branding hacia “el desarrollo de estrategias coherentes, el propósito (real) y el fin del ‘logocentrismo’”. Esta nueva forma de entender el mundo ha servido a las grandes marcas a ser más competitivas, tener recordación de marca y relaciones reales con las personas.

Mira el interior del cliente

Las personas “ya no nos comportamos por segmentos de edad, ni por estatus social, ni como un perfil sociodemográfico concreto. Hoy somos capaces de interactuar con diferentes generaciones a la vez, acceder a diferentes contenidos de forma plural, tenemos acceso a casi todo independiente de la clase social, y buscamos nuevas experiencias, estemos en la edad que estemos.”, se lee en Aldasbrand, una agencia de marketing y branding. Por eso, ya no son sólo las características físicas las que crean una marca, sino también los sentimientos y emociones que los consumidores desarrollan hacia la empresa o su producto.

El cliente potencial no es un mero consumidor, sino un ser global y complejo. Sus necesidades funcionales no son ajenas a su constructo social, a lo que piensan, dicen y actúan. Es por eso que el nuevo branding entra al interior de las personas. Aldasbrand indica que las marcas usan la psicología para hacer marketing para indagar en el insight (motivación) e identificar un perfil actitudinal que agrupa tres características:

Creencias: Aquello que defiende, expresa, comparte y forma parte de su filosofía de vida.

Motivaciones: Lo que les mueve a sus procesos de elección, aquellos factores que despiertan su interés y preferencia.

Comunidad: Con quien comparte sus inquietudes, en qué grupo o grupos se involucra y de qué forma.

Marketing espiritual

Con todo lo anterior, tu marca debe llevar también un sello espiritual, pues no solo está impactando al cliente con el producto/servicio sino con todo lo que este le inspira y transmite. A la hora de crear una estrategia de branding y marketing, identifica cuáles son los valores y fundamentos que están en tu empresa para conectar con personas que se sienten identificadas. Para empezar, debes tener en cuenta que:

– Los valores de tu empresa impregnan todo. ¿Qué valores estás cultivando en ella?

– El equilibrio entre lo material y espiritual es clave.

– Darle una identidad clara a tu empresa contribuye al propósito.

Gracia Olivenza, consultora en marketing digital y licenciada en psicología, expresa que “para desarrollar una estrategia de negocio que funcione es necesario empezar el trabajo desde el interior y preguntarse ¿En qué cree?, ¿qué apoya?, ¿qué van a defender?, ¿qué no van a tolerar?, ¿cómo contribuirán a la sociedad? Debes conocerte muy bien a nivel consciente. Conviene que hayas trabajado en tu crecimiento personal, que seas consciente de tus fortalezas y debilidades, en las creencias limitantes que impiden que tengas éxito. Una vez trabajado ese interior serás capaz de comunicar lo que eres hacia el exterior”.

El branding incluye una perspectiva interna y externa de la marca. “Para poder conectar con tus verdaderos clientes es importante que seas capaz de comunicar tu mensaje con y desde el alma. Sólo así podrás atraer a los clientes que realmente confían en ti y podrán sentirse satisfechos con tus productos o servicios”, dice Olivenza.

El negocio es trascender, mejorar y aportar a la vida de las personas. Enfocarse en lo de adentro ayuda a que nos renovemos día a día, tal y como dice 2 Corintios 4:16: Por tanto, no nos desanimamos. Al contrario, aunque por fuera nos vamos desgastando, por dentro nos vamos renovando día tras día. Así, con una identidad y propósito claro, tu marca será perdurable en el tiempo.

Foto: Jason Goodman – Unsplash (Foto bajo Licencia Creative Commons)

Artículos relacionados

Dejar un comentario

¿Chatea con nosotros?