¿Un dilema de vida en manos políticas?

Por Revista Hechos&Crónicas

El Tribunal Supremo de los Estados Unidos decidió por mayoría derogar el fallo Roe Vs Wade, el precedente judicial que había establecido la constitucionalidad del aborto en 1973. Tras la decisión, la legislación sobre aborto será determinado por cada estado de la nación norteamericana.

El documento final de opinión mayoritaria de la Corte Suprema señala que “Roe fue notoriamente mal desde el principio. Su razonamiento fue excepcionalmente débil, y la decisión ha tenido consecuencias perjudiciales. Y lejos de producir un arreglo nacional de los temas del aborto, Roe y Casey han encendido el debate y división más profunda. Es hora de hacer caso a la Constitución y devolver el tema de aborto a los representantes electos del pueblo”, puntualiza el documento que se dio a conocer luego de que la Corte emitiera el fallo correspondiente al caso “Dobbs vs Jackson Women’s Health Organization”.

Una decisión que divide a los Estados Unidos

Tras conocerse la decisión, cientos de personas se expresaron a favor y contra de esta decisión judicial. Igualmente, organizaciones pro-vida y movimientos a favor del aborto se volcaron a las calles y convocaron a sendas marchas para celebrar y protestar contra este fallo.

En el caso de las organizaciones religiosas, la Asociación Nacional de Evangélicos (NAE, por sus siglas en inglés) acogió con “beneplácito” la decisión de la Corte Suprema en Dobbs v. Jackson que anula los derechos federales al aborto con base en Roe v. Wade y Planned Parenthood v. Casey.

“Dios es el autor de la vida, y cada vida humana desde la concepción hasta la muerte tiene un valor inestimable. Bajo Roe v. Wade, nuestra capacidad para considerar políticas que salvaguarden la vida en la etapa más vulnerable se vio gravemente limitada. Si bien la decisión de Dobbs no resuelve todas las preguntas sobre la política de aborto, elimina un impedimento para considerar las preocupaciones pro-vida”, señaló dijo Walter Kim, presidente de NAE.

Desde la perspectiva política, el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, se mostró en contra de dichas decisiones judiciales y las declaró un “retroceso” en la historia del país al señalar que “este fallo afectará de manera desproporcionada a las mujeres de color, las mujeres de bajos ingresos y las mujeres rurales”.

En este sentido, La Casa Blanca informó que el presidente firmó una orden ejecutiva para proteger el acceso a los servicios de atención de la salud reproductiva en la nación.

Dicha orden buscar salvaguardar el acceso a los servicios de salud reproductiva, proteger la privacidad de los pacientes y su acceso a información precisa, promover la seguridad y protección  de pacientes, proveedores y clínicas; y coordinar la implementación de los esfuerzos federales para proteger los derechos reproductivos y el acceso a la atención médica.

Igualmente, Biden ordenó al Secretario de Salud y Servicios Humanos (HHS) proteger el acceso a medicamentos de aborto, garantizar la atención médica de emergencia para mujeres embarazadas, lanzar esfuerzos de divulgación y educación pública, proteger el acceso a la anticoncepción incluidos los servicios y proveedores de planificación familiar, como el acceso a la anticoncepción de emergencia y la anticoncepción reversible de acción prolongada, como los dispositivos intrauterinos (DIU), entre otras medidas.

Un problema sin resolver

Tras el fallo de la Corte Suprema, ahora los estados de la nación americana tienen en su poder el prohibir o permitir el aborto.

Un reporte del diario New York Times detalla que el panorama actual del aborto y señala que actualmente está prohibido en ocho estados, en cuatro estados se espera una prohibición por leyes que entrarán en vigencia, en cinco estados tiene la prohibición bloqueada por un juez o tribunal, en cuatro estados tienen un límite gestacional para el aborto, en nueve estados es legal pero no está protegido por una ley estatal y finalmente en 21 estados es legal, según la información obtenida por el NYT.

Este mismo medio de comunicación informa que en la política del aborto hay dos nuevos proyectos de ley: “El 15 de julio, la Cámara aprobó dos proyectos de ley destinados a garantizar el acceso al aborto en la era posterior a Roe. Una medida protegería el derecho a viajar a través de las fronteras estatales para recibir servicios de aborto, mientras que la otra otorgaría explícitamente a los proveedores de atención médica el derecho a realizar abortos y a sus pacientes el derecho a obtenerlos. Ninguna de las leyes tiene los votos para avanzar en el Senado”, detalla el periódico.

Finalmente, en la esfera política se espera que el Congreso de los Estados Unidos legisle definitivamente sobre el tema del aborto en la nación americana pero hasta que no haga serán los estados quienes tengan esa decisión en sus manos.

Grupos pro-vida norteamericanos como Students for Life of America señala que “los estadounidenses están claramente dispuestos a ver la vida protegida por la ley”. La presidente de este movimiento, Kristan Hawkins, sostiene “Hemos llegado a un momento en el que muchas opciones nuevas para proteger la vida están disponibles para nosotros. Ya no tenemos que pararnos a las puertas de la Corte Suprema, esperando que nos dejen proteger la vida en la ley. Considerando estas nuevas oportunidades, le pedimos a los miembros del Congreso que comiencen este nuevo trabajo de reconstrucción de un marco legal que albergue a los más vulnerables entre nosotros”.

Por: David Bernal – david.bernal@revistahyc.com 

Foto: Maria Oswalt – Unsplash (Foto usada bajo licencia Creative Commons) 

Artículos relacionados

Dejar un comentario

¿Chatea con nosotros?