Viernes, 23 Octubre 2015 20:21

¿A qué se expone cuando ve cine de terror?

¿Qué tienen en común “Con el diablo adentro”, “La noche del demonio”, “Actividad paranormal II”, “Eliminar amigo”, “Actividad paranormal III”, “La noche de la expiación”, “La noche del demonio II”, “Terror en Chernobyl”, “Annabelle” y el “Último exorcismo”? Además de ser las 10 películas de terror más rentables entre el 2010 al 2015 según un estudio del sitio especializado en cine Movie Pilot, todas ellas muestran y tocan sin censura temas de espiritismo, demonios, muerte, violencia y adivinación.

La temática de las películas de terror va más allá. Cintas como “Hostal”, “Masacre en Texas”, “Nekromantik”, “Holocausto Canibal”, “Posesión infernal”, “La Horca”, entre otras, tienen como trama central temas como tortura, necrofilia (sexo con muertos), canibalismo, adivinación y espiritismo. Igualmente, más de la mitad de las cintas de terror tiene una o varias escenas de sexo, que incluso, ya cuenta con un género denominado Pornorror que es el que agrupa a las películas que mezclan el sexo explícito y la pornografía con el terror sin censura.

“Tenía casi 12 años cuando en una tarde de sábado una de mis primas y algunos amigos nos sentamos a ver “El barco fantasma” (cinta de terror dirigida por Steve Beck), al finalizarla pasadas las 8:00 p.m., nos fuimos a dormir. El problema es que no pude conciliar el sueño, y deprimido por pensamientos e imágenes de la película bajé a la habitación de mis padres para que oraran por mí, pues no podía sacar esas imágenes de mi cabeza”, comenta un joven que durante su adolescencia tuvo una fuerte situación con el cine de terror.

Vivencias como ésta, la han experimentado cientos de adolescentes y niños. La investigación “Tales from the Screen: Enduring Fright Reactions to Scary Media”, señala que 90% de los participantes del estudio (más de 150 estudiantes universitarios) presentó una reacción de miedo desde la infancia o adolescencia, y 26% de ellos, sigue experimentando una “ansiedad residual” en la actualidad. “Estos efectos fueron más graves que nerviosismo a un portazo o la necesidad de utilizar una luz de noche. Iban desde la incapacidad para dormir de largo durante meses después de la exposición, para evitar firme y permanente de las situaciones retratadas en los programas y películas”, explica Kristen Harrison, una de las investigadoras.

Subgéneros

Este género tiene subgéneros que son clasificados a través de las características y temáticas de las cintas.

Slasher: Se caracteriza por tener un asesino que por algún motivo perseguirá y liquidará de la forma más grotesca posible a un grupo de individuos (generalmente jóvenes). Este tipo de cintas incluye escenas de sexo, drogas y alcohol.

Gore o splatter: Se centra en la violencia exagerada, tiene como objetivo mostrar lo frágil que puede llegar a ser el cuerpo humano. Al principio, este tipo de películas solían ser de bajo presupuesto y los efectos como la sangre eran muy deficientes, lo cual producía risa. Hoy, este tipo de cine se ha tornado más brutal, real y violento.

Survival: Es una variación del género zombie, se combina con temáticas post apocalípticas (virus, zombies, mutantes y aliens terroríficos). En este tipo de cintas es común ver muertes sangrientas, exposición explícita de órganos y el uso de violencia.

Thriller: Se deriva de la palabra inglesa thrill (emocionar), suele ser confundido con películas de suspenso. Una de sus características es que la trama está dirigida a descubrir algún asesino o misterio.

Horror: Se caracteriza porque siempre tienen un monstruo que está presente durante toda la cinta, se ven despliegues de poder en los protagonistas.

Posesión o paranormal: Se relacionan con espíritus malignos que poseen o ejercen presión paranormal sobre los protagonistas de las cintas. Suelen mostrar diferentes formas de adivinación, hechicería, espiritismo y exorcismos de forma explícita.

Efectos en la salud

Un estudio elaborado por Erno Hermans, de la Universidad de Nueva York (EE. UU.), publicado en la revista Science, revela que el cerebro, presenta afectaciones con el cine de terror. Hermans y su equipo pusieron a 80 voluntarios a ver películas como “Poltergeist” en una pantalla grande y lo que demostraron a través de resonancias magnéticas fue que el cerebro tuvo algunas alteraciones debido a la experiencia que experimentaron: Los sentidos se agudizaron, el temor creó un estado de alerta que revivió malos recuerdos y además, perjudicó la capacidad de análisis.

Por otro lado, los niños y adolescentes que se exponen al terror, pueden presentar problemas psicológicos a largo plazo. Un estudio realizado por el Morgan Stanley Children’s Hospital of NewYork-Presbyterian y el Columbia University Medical Center study con financiación del Instituto Nacional de Salud Mental de Estados Unidos (NIMH, por sus siglas en inglés), concluye que este tipo de cine puede llevar a causar ansiedad, obsesión, alteración del sueño, aumento de la agresividad y tendencia a exponerse a situaciones de peligro. El estudio, en cabeza del doctor Daniel S. Schechter, hizo seguimiento a 76 madres de la ciudad de Nueva York con antecedentes de trastorno de estrés postraumático, y encontró que quienes miraban películas más violentas y terroríficas que sus contrapartes sanas, dejaron entrever que sus problemas psicológicos venían desde la niñez.

En la década de los 80, el psiquiatra y psicoanalista Peter B. Neubauer, uno de los primeros en alertar sobre los efectos del cine y la televisión nociva en menores, aseguró que los niños relacionaban de alguna forma las imágenes de las películas de terror a las de su propia vida.

Es tan fuerte el impacto de estas cintas, que otra investigación realizada por la Universidad de Westminster asegura que ver una película de horror de 90 minutos induce al cuerpo a quemar un promedio de 113 calorías, lo equivalente a una caminata de 30 minutos. En pocas palabras: a más miedo, más pérdida de calorías.

¿Qué dice la Biblia?

La Palabra de Dios no hace referencia directa a las películas de terror pero sí aconseja cuidar el corazón, el espíritu y la salud mental. También hace un llamado a tener cuidado con las artimañas de Satanás para evitar consecuencias nefastas a lo largo de la vida.

2 Corintios 6:14 pregunta: …¿Qué tienen en común la justicia y la maldad? ¿O qué comunión puede tener la luz con la oscuridad? Cabe recordar que las historias de terror están basadas o desarrollan su trama explotando la maldad y la oscuridad en grandes proporciones. Efesios 5: 11 advierte: no tengan nada que ver con las obras infructuosas de la oscuridad... Y agrega en los versículos del 15 al 17: Así que tengan cuidado de su manera de vivir. No vivan como necios sino como sabios, aprovechando al máximo cada momento oportuno, porque los días son malos. Por tanto, no sean insensatos, sino entiendan cuál es la voluntad del Señor.

No hay duda de que el cine de terror busca asustar y alarmar a los espectadores con temas relacionados con la oscuridad, lo prohibido, lo extraño, lo oculto, lo diabólico y acciones violentas. Bajo esta premisa, la Biblia advierte en Proverbios 4:23 “Por sobre todas las cosas cuida tu corazón, porque de él mana la vida”.

Alejandro Llanos, pastor, médico y director de la Alianza Médica Cristiana (Amec), explica que “exponerse a este tipo de cintas abre puertas en el mundo espiritual ya que la mayoría de estas películas presentan temas relacionados con demonios y espiritismo. Es muy similar a cuando una persona juega la tabla Güija y se expone a los demonios. También es importante considerar por qué una persona se interesa por ver este tipo de películas”.

La carga espiritual que posee este tipo de cine, además de generar terror y miedo, puede abrir la puerta para ataques espirituales. A la hora de escoger cine, analice y discierna como lo recomienda Pablo en 1 Corintios 2:15a “En cambio, el que es espiritual lo juzga todo…” Igualmente estas películas no edifican. Recuerde 1 Corintios 10:23.: «Todo está permitido», pero no todo es provechoso. «Todo está permitido», pero no todo es constructivo.

Por: Yesid David Bernal.

          

Visto 12077 veces

logo-con-transp4

Revista Hechos&Crónicas es la opción perfecta para los lectores que quieren estar bien informados de lo que pasa en Colombia y el mundo. Analiza desde la perspectiva cristiana integral con cifras, datos y hechos, temas sociales, económicos, religiosos, políticos, deportivos, del mundo del espectáculo, entre otros.
Este medio impreso cuenta con el respaldo de la iglesia Casa Sobre la Roca.

 

Contáctenos

Revista H&C

Tel: (571) 6346100 ext 1090
Cel: (57) 320 275 0899
Email: servicliente@revistahyc.com
Dir: Cll 104 # 14a - 22 
Bogotá - Colombia