Miércoles, 28 Junio 2017 22:20

Nuestros países necesitan mejores gobernantes, educadores y familias

La Revista Hechos&Crónicas compartió con el teólogo argentino Lucas Leys, durante su estancia en la iglesia Casa Sobre la Roca en Bogotá, un intercambio de inquietudes sobre el desarrollo del cristianismo especialmente en América Latina. Estas fueron sus respuestas.

Hechos&Crónicas: ¿Usted, que es un viajero frecuente, especialmente, por América Latina, cómo cree que se encuentra el cristianismo en el continente? ¿Bien, muy bien, regular, ha decrecido…?

Lucas Leys: La iglesia en el continente se encuentra ante un nuevo desafío pues estamos a punto de perder un cómplice para el crecimiento de nuestras congregaciones y me refiero al índice de natalidad. Hasta hoy muchas iglesias han seguido teniendo niños, adolescentes y jóvenes no porque han hecho un gran trabajo en atraerlos y discipularlos sino porque hemos tenido familias con hijos que se crían en el evangelio, pero esto va a menguar ya que según la última cadena de censos en América por primera vez en la historia del continente el índice de natalidad ha comenzado a bajar y con esto debemos anticipar que no vamos a seguir heredando el mismo número de hijos de creyentes.

Entonces, la iglesia debe ser todavía más intencional y agresiva en alcanzar a las nuevas generaciones. Si nuestras iglesias no son intencionales en actualizar sus metodologías de trabajo con las nuevas generaciones y no invertimos de manera real en atraerles, nuestras comunidades van a envejecer sin recambio generacional y el evangelio va a decrecer. Esto ya sucedió en Europa y está sucediendo en Estados Unidos.

H&C: Usted estudió neurociencia del cerebro adolescente en la UCLA (Universidad de California Los Ángeles) ¿Cómo influenciaron estos estudios en su ministerio?

L.L.: Mi mamá era médica y me inculcó la idea de que la ciencia no inventa nada, sino que descubre o manipula lo que Dios inventó, así que siempre vi a la ciencia como una herramienta para el ministerio. En mi caso, estudiar neurociencia del cerebro adolescente tuvo el objetivo de aprender del diseño de Dios detrás de esta etapa de la vida e interpretar mejor cómo discipularlos.

Hace dos años Dios me volvió a inquietar a regresar al estudio de la neurociencia y así fue como descubrí que en la última década, gracias a la tecnología tenemos más información respecto al desarrollo del cerebro, de lo que nunca antes tuvimos en la historia. El cerebro humano es un universo misterioso y para sorpresa de la ciencia, la posibilidad de leer y ver el movimiento de las neuronas ha avanzado más rápido que los más destacados científicos pudieron anticipar hace pocos años atrás.

Hoy contamos con electroencefalogramas, magneto encefalografía, tomografía por emisión de positrones, resonancia magnética funcional y espectroscopias magnéticas nucleares para entender que el cerebro se reorganiza a sí mismo continuamente, lo cual se llama neuroplasticidad y este aspecto del diseño de Dios tiene que ver con la pedagogía y por eso hemos replanteado el foco de nuestro ministerio para hablar de liderazgo generacional.

H&C: ¿Cómo resumiría cuál es la propuesta del liderazgo generacional?

L.L.: No es ningún secreto que América Latina fue evangelizada en el siglo pasado por misioneros norteamericanos y que muchos elementos y tradiciones de nuestra misiología tiene que ver con esa herencia. De ellos aprendimos, por ejemplo, a divorciar el ministerio de niños respecto al ministerio de jóvenes y es un hecho que, en la mayoría de las iglesias cristianas de hoy, quienes trabajan con niños y quienes trabajan con jóvenes no dialogan entre sí ni planean transiciones. Lo que el liderazgo generacional propone es corregir con una visión continuada respecto al discipulado de las nuevas generaciones.

Necesitamos pastorear correctamente a los niños y necesitamos re interpretar de qué se trata la juventud y discernir sus etapas intermedias así que lo que el liderazgo generacional propone es desarrollar una pastoral pertinente para niños, para preadolescentes, adolescentes y jóvenes, como etapas separadas con un comienzo y una graduación pero a la vez tener una visión continuada donde toda la iglesia puede ver la progresión conjunta camino a la adultez ya que otro de los paradigmas misiológicos que intentamos corregir es creer que el discipulado siempre ocurre en el templo y no en la familia y ese ha sido otro error.

H&C: Usted ha trabajado equipando a pastores de jóvenes por más de dos décadas ¿Cuál es el principal secreto que ha compartido con quienes trabajan con la juventud?

L.L.: Un ministerio eficaz entre la juventud debe guardar una importante matiz relacional. Los mejores líderes juveniles saben la vitalidad de las relaciones interpersonales y, entonces, trabajan en ellas de manera intencional en vez de dejar que simplemente ocurran. La misión que nos dejó Jesús no fue la de hacer lindas reuniones semanales sino discípulos y para hacer discípulos necesitamos imitar el modelo de Jesús con los apóstoles donde notamos la importancia que daba a convivir con ellos, escucharlos, hacerles preguntas para ayudarlos a pensar y dejarlos ver cómo él desarrollaba su relación con su padre celestial.

Los sermones y los tiempos de alabanza son importantes pero los mejores líderes no se quedan en ellos, sino que trabajan agresivamente en generar convivencia, identidad, memorias comunes y una sensación de cuerpo.

H&C: Además de equipar líderes, usted habla cara a cara con miles de jóvenes y adolescentes cada año, ¿cuál considera el principal problema que enfrenta la juventud latinoamericana?

L.L.: Siempre que me hacen una pregunta similar, me doy cuenta que esperan que mencione las drogas, la violencia, la pornografía o el alcohol, pero yo creo que el desafío principal que enfrenta la juventud de hoy es la desesperanza de un mundo que les enseña a vivir en el ya sin un proyecto significativo de vida. ¿Por qué? Porque quien no cree en su mañana es quien toma las peores decisiones en su presente. Lo explico con el deporte: quien cree que puede ser campeón, se disciplina. Los jugadores profesionales no comen ni duermen desordenadamente porque reconocen que esto juega en contra de su desempeño. Quien no tiene ninguna meta vive en el ya, en medio de una sociedad que e da publicidad a esta filosofía, entonces los jóvenes le dan lugar a los vicios y las malas decisiones porque no están protegiendo un claro sueño de vida.

H&C: Usted ha escrito más de 30 libros y se inició como cuentista en su niñez ¿Cuál considera su mejor libro? ¿Y cuál es el próximo?

L.L.: Tengo algunos favoritos, pero es muy difícil decir cuál es el mejor porque en mi caso, he escrito libros con objetivos y públicos muy diferentes. Por ejemplo, he escrito libros para pastores que si los lee un adolescente va a pensar que escribo increíblemente aburrido y he escrito libros para adolescentes que si lee un pastor puede pensar que es infantil o demasiado simple. Mi perfil de autor quizás es extraño por eso ya que la gran mayoría de los autores cristianos escriben para todo público o para un rubro especifico, pero mi estilo es más versátil así que al definir cuál es el mejor hay que preguntarse para quién o para qué…

Respecto al próximo, ahora estoy trabajando en dos. El primero se titula “Los padres que tus hijos necesitan” y lo estoy escribiendo junto a Reggie Joiner, un pastor y autor americano que está siendo de increíble influencia en Estados Unidos al frente de un movimiento conocido como Orange que hoy es la productora de recursos de educación cristiana más importante en el mundo en inglés; y el segundo, es justamente “Liderazgo Generacional” que saldrá poquitas semanas después y dónde hago la propuesta de esta nueva arquitectura para el trabajo de discipulado en Iberoamérica. En este también tengo coautores. El Dr. Felix Ortiz de España, especialista en mentoreo y coaching y es rector de nuestra “Escuela de Liderazgo Generacional y Coaching” en Buenos Aires y también la Dra. Kara Powell, profesora de ministerio a las nuevas generaciones del Fuller Theological Seminary en Pasadena, California.

H&C: ¿Cuáles son los principales proyectos de su ministerio?

L.L.: Especialidades 6 25, el ministerio que tengo el privilegio de liderar, ya no es un ministerio que tiene una página web, sino que somos una página web que hacemos ministerio y esto e importante para entender lo que ofrecemos a la iglesia porque no somos una organización que solamente hace eventos esporádicos, sino que ayudamos a quienes trabajan con las nuevas generaciones todos los días del año.

La página web www.e625.com ya tiene más de 100 mil usuarios mensuales que se benefician con la tonelada de recursos gratis que ofrecemos, pero también servimos a los líderes de las iglesias a través de una suscripción premium con recursos más completos y audiovisuales. De alguna manera somos un Netflix de recursos audiovisuales para el discipulado de las nuevas generaciones. También están los eventos y este año estoy muy entusiasmado con los Foros Nacionales de Liderazgo Generacional que celebramos en 14 países para involucrar en la conversación a pastores generales de los países donde tenemos las 14 oficinas, incluyendo a Colombia, y también el Retiro Internacional que tendremos en Panamá en septiembre que realmente cambiará totalmente el panorama de los eventos cristianos de liderazgo. A esto también hemos agregado una plataforma académica de cursos de actualización ministerial en el www.institutoE625.com también somos una editorial que produce materiales continuamente, así que los proyectos son muchos y variados.

H&C: Su esposa Valeria es hija, nieta y bisnieta de pastores de Buenos Aires. ¿Esa simbiosis, ser pastor cristiano y estar casado con Valeria, le ha facilitado o dificultado su actuación en la vida como predicador, escritor, conferencista y periodista?

L.L.: Mi esposa es el amor de mi vida y no se me ocurre cómo sería mi vida sin ella. Dios me la regaló en su misericordia y servimos juntos al Señor desde nuestra adolescencia. Ella es quien maneja mi agenda, también es autora, es una excelente consejera y tiene algo especial que la gente reconoce. Una curiosidad para mí es la cantidad de veces que en alguien se pone hablar con ella y termina confesando alguna necesidad sin nunca haberla visto antes. Y claro, además es la excelente mamá de nuestros Sophie y Max, así que no puedo decir nada negativo de haberme casado con una bisnieta, nieta e hija de pastor.

H&C: Y desde el otro ángulo de la vida ¿Los ancianos o adultos mayores están abandonados por los líderes cristianos de nuestra Latinoamérica?

L.L.: Es difícil generalizar, pero sí creo que los abuelos están subatendidos y sobre todo subutilizados en la Iglesia. La sociedad moderna ha insistido por varias décadas que la vejez es algo negativo, pero eso ni es cierto ni es lo que enseña la Biblia. Los abuelos deben encontrar no solo un lugar de contención en las iglesias sino también un lugar de servicio y justamente el liderazgo generacional tiene un lugar para ellos porque, definitivamente, creo que los abuelos pueden ser un ejército de amor, oración y consejo para las nuevas generaciones cuando sabemos involucrarlos con astucia.

H&C: ¿Cuál es su sueño para la iglesia en América latina?

L.L.: La iglesia es la portadora del único mensaje capaz de transformar al ser humano de adentro hacia afuera y en términos eternos así que la sociedad entera depende de que la iglesia sea lo que Dios la ha llamado a ser. Debemos redoblar nuestros esfuerzos en no perder a nuestros hijos, pelear las batallas que debemos pelear y ganar a las nuevas generaciones en el nombre de Jesús.

Nuestros países necesitan mejores gobernantes, mejores educadores y mejores familias y la iglesia tiene la responsabilidad de ser la gran plataforma de servicio para que todas las preguntas encuentren a la gran respuesta de las necesidades humanas: Jesús.

Por Augusto Calderón Díaz. Director General de la Revista Hechos&Crónicas.

Foto: Cortesía Lucas Leys

Visto 657 veces

logo-con-transp4

Revista Hechos&Crónicas es la opción perfecta para los lectores que quieren estar bien informados de lo que pasa en Colombia y el mundo. Analiza desde la perspectiva cristiana integral con cifras, datos y hechos, temas sociales, económicos, religiosos, políticos, deportivos, del mundo del espectáculo, entre otros.
Este medio impreso cuenta con el respaldo de la iglesia Casa Sobre la Roca.

 

Contáctenos

Revista H&C

Tel: (571) 6346100 ext 1090
Cel: (57) 320 275 0899
Email: servicliente@revistahyc.com
Dir: Cll 104 # 14a - 22 
Bogotá - Colombia