Jueves, 23 Febrero 2017 16:35

Qué difícil es ser suegra

La suegra es para muchos algo así como la “bruja” de la familia. Si usted es suegra o está cerca de serlo, la invitamos a que venza el estereotipo, conviértase en la suegra adorada.

En la edición 63, Hechos&Crónicas recomienda una serie de tips para ganarse a su suegra, pero como dice el dicho “nuera fuiste, suegra serás; todo lo que hiciste se te devolverá”. Así que si usted tiene hijos, lo más probable es que se convierta en suegra, si no lo es ya.

La relación entre suegras y nueras normalmente es problemática. Algunos lo atribuyen a que ambas son mujeres y los temperamentos entre ellas siempre chocan. Una investigación realizada durante 20 años por la psicoanalista inglesa Terri Apter reveló que el 60% de las mujeres con parejas estables tiene fricciones con las madres de su marido. En el caso de los hombres, sólo el 15% asevera que ha tenido problemas con la madre de su mujer. También le preguntaron a las suegras y el 56% de ellas aseguró no tener una buena relación con la que “no era lo que quería para mi hijo”.

Beatriz Ospina, madre de cuatro hijos y suegra de dos mujeres y un hombre cuenta cómo ha pasado de ser la suegra- bruja a la suegra-madre.  “Cuando mi hijo mayor se casó, estaba muy joven y su esposa también. Yo sentía que ella no se esforzaba por atenderlo, estaba muy preocupada por terminar sus estudios y no se enfocaba en las cosas de la casa. Era demasiado moderna y dejaba que él hiciera muchas cosas. A mí me criaron de la forma tradicional en que las mujeres atendemos a los esposos, no por obligación sino por gusto y por amor, porque así fuimos dotadas por Dios y mi nuera no le ponía gusto a nada, entonces yo la criticaba mucho.

Tuvimos varios disgustos, incluso con mi hijo. Él venía y me contaba sus cosas, cómo tenía que llegar cansado del trabajo a preparar comida y a lavar ropa porque ella no lo hacía. Eso me envenenaba, y no podía evitar la cantaleta y las ‘pullas’. Más adelante, ellos se divorciaron y mi hijo se volvió a casar, pero esta nueva esposa era muy diferente. Aunque también era muy ‘moderna’ para mi gusto, amaba y consentía a mi hijo y todo el tiempo lo hacía reír, lo animaba y apoyaba. Después de la primera experiencia entendí que no debía meterme, que la forma en que ellos manejen su hogar es cosa de ellos y que lo importante es que mi hijo esté feliz. Aprendí a ser respetuosa y amorosa con mi nuera y más adelante con los esposos de mis otros hijos. No me interesa ser la bruja indeseable, menos ahora que soy abuela y que mis nietos están de por medio”.

Se considera que la suegra es casi una bruja por las siguientes razones:

• Opina de más.

• Habla mal de la nuera o el yerno.

• Critica todo.

La buena suegra

“De las suegras se habla muy mal y no todo es verdad. Yo he sido muy amorosa con mis nueras. Las dos son para mí como las hijas que no tuve porque Dios solo me dio dos varones. Siempre me preocupé porque ellas se sintieran cómodas en mi casa. Me dediqué a consentirlas y por eso nos llevamos muy bien. Ellas me llaman, me piden consejos, me visitan aún sin mis hijos, me acompañan al médico y me llevan a hacer mis vueltas sin problema. Ambas son muy lindas conmigo y por eso mis nietos también son muy cercanos. Pienso que la suegra no debe ser la mujer malvada sino una segunda madre para sus nueras”.

En la Biblia es muy conocida la historia de Noemí y sus nueras Rut y Orfa. Ellas, aún después de enviudar quisieron quedarse con Noemí por lo buena que había sido con ellas (Rut 1:8-14).

Ese es el ejemplo de lo que una suegra debe ser con sus nueras y yernos: una mujer amorosa que se haga querer y así pueda disfrutar de su familia sin pleitos ni disgustos.

Hechos&Crónicas le trae estos consejos para que usted sea la suegra amada:

1. Los problemas conyugales son privados

No es que no importen los problemas, pero cuando de una pareja se trata, las cosas se arreglan entre dos. Si permite que le cuenten los problemas y que sus hijos vengan a quejarse con usted, se va a llenar de furia y de motivos en contra de su nuera. Después, ellos se arreglan y a usted le va a quedar la rabiecita. Simplemente diga: “hijo, te amo, pero los problemas conyugales son privados”.

2. La pareja que eligieron no nos llena, pero decida amarla también

A ninguna mamá le va a gustar la pareja que escojan nuestros hijos, porque para nosotras ellos son tesoros dignos de princesas de la más alta alcurnia. Sin embargo, la decisión que usted como suegra debe tomar es optar por fijarse en las virtudes y amarla por encima de todo. Ese es el primer paso para que la relación sea de oro.

3. Nunca se habla mal de la nuera o del yerno, ni con los hijos, ni con otros, ni en privado. Solo con Dios

Hay defectos que son evidentes y saltan a la vista. A veces las nueras actúan de maneras que no aprobamos o hieren a nuestros hijos, pero eso no se debe discutir con nadie, solo con Dios. Tampoco se habla de eso con los hijos porque los indispone con su pareja y entramos en un terreno peligroso y menos con la gente de afuera, porque las descalifica y daña su imagen. Solo Dios puede tocar corazones y cambiar a las personas.

4. No entrometerse

Comprenda que ahora su hijo tiene un hogar diferente, con reglas y formas de hacer las cosas distintas a las suyas. Y lo más importante, su nuera fue criada por personas también diferentes, pero eso no quiere decir que sus costumbres sean malas, simplemente son distintas. Así que no se entrometa. Procure no opinar y mucho menos criticar. Brinde su consejo sincero si se lo piden (solo si se lo piden), pero no espere que lo sigan al pie de la letra. Recuerde que el mundo en el que usted crió a sus hijos ya no existe, así que avance con él.

5. Dele su lugar

La Biblia establece las prioridades del ser humano de manera que después de Dios, la persona más importante debe ser el cónyuge, así que no entre a competir con su nuera por un lugar en el corazón de su hijo. El amor que siente por ustedes es distinto, pero sobre todo, él está llamado a honrarlas a ambas. Así como la esposa debe estar vigilante de que el esposo honre a su madre, usted como suegra también debe estar pendiente de que su hijo dé el lugar que le corresponde a su esposa. No sugiera que su hijo asista solo a reuniones familiares si la esposa no puede ir, no permita que su hijo incumpla con sus obligaciones o que ponga por encima a otras personas, ni siquiera a sus nietos. Si usted respeta y hace respetar a su nuera, nadie va a ser mejor suegra que usted.

6. Reconozca sus esfuerzos

Ser esposa, mamá, trabajadora, etc., en la actualidad requiere muchos sacrificios. Seguramente su nuera hace un esfuerzo diario por cumplir con sus labores y no necesita que la critiquen porque ya se debe sentir lo suficientemente abrumada. Si usted reconoce lo bueno que ella hace por su familia, seguramente ella se sentirá agradecida y feliz de tenerla cerca. Y lo más importante: sea prudente y amorosa. Se trata de la persona que su hijo eligió para compartir la vida, sea una buena o mala elección; pero si usted no se esfuerza por llevársela bien, la relación va a ser un infierno con su hijo en medio. Él no tiene por qué pelear con su esposa por defenderla a usted, al contrario, son ustedes quienes deben procurar llevarse bien para que reine la armonía familiar. Recuerde cómo eran las cosas cuando la nuera era usted y cómo le hubiera gustado ser tratada… y póngalo en práctica.

Foto: 123RF

Visto 657 veces

logo-con-transp4

Revista Hechos&Crónicas es la opción perfecta para los lectores que quieren estar bien informados de lo que pasa en Colombia y el mundo. Analiza desde la perspectiva cristiana integral con cifras, datos y hechos, temas sociales, económicos, religiosos, políticos, deportivos, del mundo del espectáculo, entre otros.
Este medio impreso cuenta con el respaldo de la iglesia Casa Sobre la Roca.

 

Noticias recientes

Contáctenos

Revista H&C

Tel: (571) 6346100 ext 1090
Cel: (57) 320 275 0899
Email: servicliente@revistahyc.com
Dir: Cll 104 # 14a - 22 
Bogotá - Colombia